Porqué Uber no pudo entrar a Neuquén: de los 5 mil conductores a la vigilancia de los taxistas

La filtración de mails, que demostró presiones de la compañía para acelerar su operación en el mundo, reactivó el interés sobre la aplicación de viajes. En la ciudad hubo varios intentos de desembarcar que no prosperaron.





Uber volvió a la prensa nacional e internacional tras una filtración de 83.000 mails que dan cuenta, tras una exahustiva investigación periodística, cómo la compañía utilizó métodos de presión y lobby gubernamental para expandir su negocio rápidamente en el mundo. En el país la empresa desembarcó en 2015 y opera en 16 ciudades, pese a no tener inscripción legal, pero sí fallos favorables en la justicia argentina. En Neuquén los intentos por desembarcar llegan hasta el año pasado.

La popular aplicación de viajes, que puede descargarse en cualquier celular, funciona en Neuquén pero cuando se intenta utilizar dice: «No hay autos disponibles». Sin embargo, calcula los costos del pasaje que se busca y, por ejemplo, desde el monumento a San Martín hasta el Aeropuerto Juan Domingo Perón estima unos 820 pesos, casi la mitad que en taxi.

Según relata The Uber Files, como se conoció a la investigación realizada por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ), la compañía buscó -y consiguió- acercarse a presidentes de varios países para desembarcar con el apoyo de los gobiernos.

En los lugares donde no lograba hacer pie, utilizaba la publicidad y la relación con los medios para destacar las ventajas -en precios y seguridad digital- para generar una suerte de presión popular: que los usuarios exigieran a los gobiernos para poder usar la aplicación como en las grandes capitales mundiales.

En Neuquén, como también ocurrió en el país, la empresa buscó ingresar con la misma estrategia. Los primeros contactos se remontan a 2015 con intentos de reuniones con el electo presidente Marucio Macri quien, según releva la investigación, nunca accedió a reuniones particulares con los lobbystas de la firma. Incluso, recuerda la prensa nacional, terminó apoyando el rechazo de los taxistas de la Capital Federal.


Cómo fueron los contactos de Uber en Neuquén


La aplicación inició reuniones formales en Neuquén en 2017.

En Neuquén el primer acercamiento se dio en 2017 cuando la intendencia estaba en manos del fallecido Horacio «Pechi» Quiroga. En la ciudad fue similar a lo ocurrido en el país, la negativa nacional se replicó en la capital provincial, pese a que algunos representantes del espacio político propiciaron los encuentros y solicitaron evaluaciones para analizar los beneficios y las desventajas.

Una encuesta, encargada por la compañía, arrojó que el 75% de los consultados indicó que empresas como Uber no deberían ser prohibidas por el Estado. Sin embargo, el 76% opinó que el servicio debería estar regulado de algún modo. Adicionalmente, el 63% indicó que está de acuerdo con este tipo de aplicaciones y finalmente el 66% afirmó que está dispuesto a elegir otra plataforma de transporte si tuviera la posibilidad.

Pese a los beneficios que aseguraba tener la aplicación y la aceptación de los usuarios, la conducción política del Municipio no accedió al desembarco que dividía a los funcionarios del Gabinete. «Creo que era todo muy nuevo en ese momento», reflexionó una fuente consultada quien también reconoció que influyó el vínculo con los taxistas.

Con el camino complicado Uber anunciaba en 2017, vía distintas fuentes, que contaba con 3.000 conductores anotados para prestar el servicio, sin embargo, no pudo hacer pie porque el Municipio terminó, pese a no estar convencido del todo, respaldando a los taxistas neuquinos, que desde el momento cero se negaron.

Con el cambio de gobierno en Neuquén, en la intendencia de Mariano Gaido, la posición fue más clara: «Uber es ilegal». Desde el gobierno insisten en que los vehículos y sus conductores no cumplen con los requisitos que se exige para el transporte público de pasajeros y, además, que la situación impositiva de la compañía es irregular. Este último punto fue confirmado por la investigación periodistica: Uber no registra inscripción vigente en AFIP.

Ambos gobiernos municipales coincidieron en considerar que se trata de una competencia desleal -y que existe riesgo para el pasajero en caso de accidentes-, pese a que varios fallos de la justicia nacional, incluido la Corte Suprema, le dieron la razón a la firma extranjera.

Captura de un pedido de Uber en Neuquén.

Según pudo reconstruir este diario, con fuentes de los distintos gobiernos, los representantes de la aplicaición siempre intentaron contactos formales y en buenos términos con las autoridades municipales y pusieron información clara y abundante al respecto. Pero también reconocieron que no perdieron tiempo y buscaron llegar a los usuarios através de campañas de comunicación en medios y vía publicidad.

Por ejemplo, el año pasado la plataforma promocionó que ya funcionaba en Neuquén y activó una nueva advertencia del Municipio para aclarar que no estaba autorizada. La compañía informó a la prensa local que había superado los números iniciales y que contaba ya con 5.000 conductores, algunos ya habilitados y otros en proceso de habilitación. También que más de 20.000 neuquinos tenían descargada la aplicación para su uso.

Ante la imposibilidad de desembarcar, con una fuerte resistencia del sindicato de taxista de Neuquén, el último intento que realizó Uber en la ciudad fue la ofrecer su tecnología. Es decir, abrir la aplicación y que sean los taxistas, quienes sí tienen habilitación como transporte de pasajeros, los que también puedan ofrecerse como conductores.

El planteo casi no tuvo análisis y se rechazó de plano. Entre otras situaciones porque la plataforma no solo gestiona la prioridad para los conductores sino que además centraliza el sistema de facturación.


La vigilancia activa de los taxistas y la caza de «ubers»


Taxistas de Neuquén bloquearon la calle frente al Concejo Deliberante. Foto: Florencia Salto.

Desde el sindicato de Peones de Taxi, su titular Eduardo Lira, confirmó que desde el primer momento trabajan con el Municipio por ser quién regula el transporte público de pasajeros. Confirma que lo consideran como una competencia desleal por los requisitos que les exigen a ellos y los que se saltea un sistema como el que propone Uber.

Reconoció que siempre están atentos a la informalidad con vehículos particulares que funcionen por fuera de lo regulado, pero negó que exista violencia. «Si detectamos una situación donde se está actuando en forma ilegal damos aviso al Municipio, al área de Transporte, que es la responsable de tomar este tipo de situaciones para que secuestre el auto y se revise la documentación», aclaró.

En enero de este año se realizó un operativo, donde también participaron taxistas, y dieron con un conductor que ofrecía su servicio vía Facebook. Simularon un viaje y constataron que ofrecía tarifas a menor precio de las fijadas por el Municipio. Si bien tecnicamente no se usó la aplicación, ya es frecuente que cualquier transporte irregular de pasajeros se los denomine «Ubers».


Comentarios

Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Porqué Uber no pudo entrar a Neuquén: de los 5 mil conductores a la vigilancia de los taxistas