El comercio de Bariloche busca ayuda en “tres frentes”

El sector acusa una grave crisis y si la situación continúa el 74% no podría mantenerse abierto en seis meses. Las alternativas que buscan a nivel local, provincial y nacional.





Los comercios de Bariloche reclaman más intervención estatal para subsistir. Foto: Archivo

Los comercios de Bariloche reclaman más intervención estatal para subsistir. Foto: Archivo

Luego de difundir una nueva encuesta que revela la profundidad de la crisis que atraviesan sus asociados, la Cámara de Comercio e Industria de Bariloche intensificó las gestiones para obtener ayuda estatal, que consideran indispensable para evitar cierres masivos.

El presidente de la entidad, Eduardo Caspani, dijo que trabajan simultáneamente en “tres frentes”, con el objeto de asegurarse beneficios fiscales que les permitan “sobrevivir”. El objetivo inmediato ya no es recuperar los volúmenes de venta previos a la pandemia sino apenas mantenerse a flote.

Caspani dijo que con el municipio lograron ya la ordenanza de prórroga de las habilitaciones comerciales y esperan por otro beneficio que involucra los futuros vencimientos de la tasa TISH. “Sería la exención de los mínimos, pero nosotros aspiramos a algo más”, aseguró el dirigente.

 La relación con la provincia corre por un carril distinto. A pedido de la gobernadora Arabela Carreras, la Cámara prepara una propuesta para aplicar exenciones al comercio en los tres impuestos de esa jurisdicción: ingresos brutos, inmobiliario y automotor.

Dijo que la declaración de “desastre” para la región le da facultades a Carreras para disponer quitas por decreto “como ya ocurrió en la crisis del volcán”. Según Caspani, Carreras no está de acuerdo con soluciones masivas e indiscriminadas y la iniciativa de la Cámara apunta a aplicar un criterio selectivo, de modo que los beneficiarios “ingresen” con determinadas condiciones, como ocurre con el ATP nacional para el pago de salarios. Están a la espera de una respuesta.

“A nivel nacional -completó Caspani- tenemos todos los cañones puestos en que se apruebe la ley de emergencia del Turismo -se debate hoy en el Senado pero sin la calificación de emergencia- y que contemple al comercio en las localidades que viven de esa actividad. Está muy difícil, pero no está perdido”.

La Cámara de Comercio difundió el lunes su tercera encuesta desde el inicio de la cuarentena, en la que describió una situación “agónica” para el sector y destacó que, si las actuales condiciones se mantienen, el 74% de los comercios de Bariloche cerrará en los próximos seis meses.

Caspani subrayó que ese diagnóstico se elaboró con los datos de quienes están en actividad, porque “los que ya cerraron no contestan la encuesta”.

Sobre el tema alquileres, que es una de las principales preocupaciones de los comerciantes, el dirigente afirmó que los propietarios son pocos y un 74% del total son inquilinos. Dijo que en general han llegado a acuerdos con los locadores para pagar de modo parcial (54%) o directamente para quedar eximidos (5%). Sólo el 21% mantuvo las condiciones originales del contrato, con pago en término.


Deudas acumuladas, el principal problema


Caspani aseguró que el principal problema que enfrentan es la prolongación de la crisis y “las deudas acumuladas”. Señaló que a esta altura las exenciones tributaria ayudan para no agravar los pasivos, pero en muchos casos no sirven para evitar un cierre. Dijo que “con o sin condonación, hoy el contribuyente no está pagando porque no puede”.

También refirió que “preocupan las noticias negativas como las nuevas restricciones horarias de la última semana, el cierre de los domingos, que a muchos los mató y ahora la confirmación de que no vuelven los vuelos en septiembre”.

La encuesta reveló que entre abril y junio (y en términos nominales) solo el 6% de los comercios facturó lo mismo o más, si se compara con el mismo período del año pasado.

Caspani dijo que entre los pocos que sortearon la crisis sin mayores daños están los que comercializan artículos de primera necesidad (comestibles, artículos de limpieza, medicamentos). También entraría en este grupo la venta de materiales de construcción. Entre los grandes perdedores anotó al rubro textil, regalería e incluso electrodomésticos.

 Dijo que en la caída de facturación intervienen varios factores como “los horarios limitados de apertura,y la falta de presupuesto para  consumir”, pero “ninguno pesa tanto como la parálisis del turismo”.

 Dijo que las medidas solicitadas al gobierno nacional a la provincia y al municipio son apenas “paliativos” y que la única receta para salir de la actual postración que vive el comercio es “la recuperación de la actividad turística”.


Comentarios


El comercio de Bariloche busca ayuda en “tres frentes”