El Inaes cayó sobre la CEB y pidió estados contables

Inspectores del órgano de contralor nacional requirieron ayer la documentación sobre el funcionamiento de la entidad.



Dos inspectores del Inaes se presentaron ayer en la CEB.

Dos inspectores del Inaes se presentaron ayer en la CEB.

Un contador y un abogado del Instituto Nacional de Asociativismo y Economía Social (Inaes) se presentaron ayer por la mañana en la sede central de la Cooperativa de Electricidad Bariloche (CEB) para inspeccionar los estados contables y los actos administrativos de entidad.

Fuentes que conocen el funcionamiento de la CEB explicaron que los inspectores del Inaes requirieron en un acta toda la información contable de la CEB (balances y memorias). También, pidieron las resoluciones y actas del Consejo de Administración y de las asambleas.

“Es una inspección inédita”, aseguraron. Sostuvieron que nunca ocurrió en lo que va de la gestión de la Lista Roja, que lleva 16 años al frente de la institución, que pidan toda la documentación en un proceso de inspección. La CEB es una entidad que este año facturará casi 2.000 millones de pesos, confiaron las fuentes.

A partir de una consulta de “Río Negro”, desde la conducción de la CEB informaron que el gerente general, Federico Lutz, y el secretario del Consejo de Administración, Alejandro Pozas, estuvieron reunidos con referentes de Inaes.


“Su visita no está relacionada con ninguna denuncia, sino que es una visita de rutina como las tiene cualquier cooperativa y como las que CEB tiene periódicamente”, explicaron.

Pozas aclaró en diálogo con “Río Negro” que los inspectores requirieron las actas de cuando se aprobó el Aporte del Beneficio Cero y el Fideicomiso de Infraestructura como cobros adicionales en el “talón B” de la factura, que los 52 mil asociados pagaron hasta ahora, porque la Asamblea Extraordinaria de la CEB resolvió la semana pasada eliminar esos ítems.


Los usuarios de la CEB pagaban desde 2006 un cargo extra por el Fideicomiso. Mientras que el Aporte Beneficio Cero entró en vigencia en 2014. Ambos estaban incluidos en el polémico “talón B” y representaban el 45 por ciento del consumo de kilovatios mensual de cada usuario del servicio. Esas dos fuentes de financiamiento permitieron cubrir los déficits operativos de la CEB.


Comentarios


El Inaes cayó sobre la CEB y pidió estados contables