Empezó el juicio contra una prostituta acusada de asesinar a su cliente para robarle

Por este hecho resultó muerto Eduardo Honores. Ocurrió en mayo de 2017 en la casa de la víctima, en la calle Villegas al 900.



Este jueves comenzó el juicio oral y público contra una prostituta acusada de asesinar a un hombre para luego robarle. Del hecho resultó muerto Eduardo Honores y ocurrió en mayo de 2017, en la vivienda de él, ubicada en la calle Villegas al 900.

Con los alegatos de apertura de acusación y de la defensa, se dio inicio a este debate. Los fiscales Gustavo Herrera y Martín Pezzetta fueron los encargados de exponer la teoría del caso, y repasaron los inicios de esta causa a partir de que encontraron el cuerpo sin vida de Honores.

En el relato mostraron como se fueron descartando las distintas hipótesis y lineas de investigación, así como también los posibles sospechosos.

Herrera explicó que en la casa encontraron varias huellas dactilares de diferentes personas, pero con una tecnología que implementó la Policía dieron con la hoy imputada. Comenzaron a sospechar que podría estar vinculada al homicidio.

Así fue que hicieron pruebas de ADN sobre colillas de cigarrillo que hallaron en la vivienda del fallecido, y efectivamente contenian el perfil genético de la víctima. También cotejaron rastros de calzado que se encontraba en la escena del crimen y que resultaron coincidir con un par de zapatillas secuestrados en la casa de la acusada.

Luego allanaron la casa de ella y secuestraron distintos elementos que pertenecían a Honores.

En contraste con esto, el defensor oficial Juan Pablo Piombo consideró que la prueba es “débil” y sugirió otras líneas de investigación que aseguró, no fueron profundizadas por la parte acusadora.

Piombo también enfatizó que la mujer ejercía la prostitución, y que la víctima fatal era un cliente. Por esto justificó los rastros genéticos hallados en el lugar del hecho y que los elementos encontrados en la casa de la imputada habían sido obsequiados por Honores.

Además reveló que convocaron a peritos que concluyeron que la escena del crímen fue “adulterada o montada”.

El homicidio de Eduardo Honores ocurrió el 7 de mayo de 2017, entre la medianoche y las cuatro, en su casa ubicada en la calle Villegas al 900 de Cipolletti. En ese contexto la acusada le habría disparado con un arma a la altura del tórax, lo que le provocó la muerte. El hecho habría sido para luego robar pertenencias y dinero en efectivo de la víctima, sostuvieron desde Fiscalía. 

La calificación legal del caso es la de homicidio agravado por el uso de arma de fuego, por ser cometido por alevosía y en circunstancias criminis causae.


Comentarios


Empezó el juicio contra una prostituta acusada de asesinar a su cliente para robarle