Estatales de Neuquén precipitan el fin de la tregua salarial con Gutiérrez

La conducción de UPCN ya anunció una caravana para el miércoles. En ATE decidirán esta semana, si es que no aparece antes una mesa de diálogo. Afirman que el retraso es del 20%.

Los amparistas pretendían participar de la movilización en contra del gobierno nacional.

Los amparistas pretendían participar de la movilización en contra del gobierno nacional.

Los trabajadores estatales de Neuquén retomarán esta semana los reclamos salariales al gobernador Omar Gutiérrez con protestas en la calle y la amenaza de un paro. Aseguran que la pérdida de poder adquisitivo ronda el 20% desde que se inició el año y demandan el pago de los aumentos trimestrales que fueron postergados por la emergencia sanitaria.

Los que ya definieron la metodología de protesta fueron los afiliados a UPCN, quienes encabezarán una caravana de autos el miércoles en la capital y otras seis ciudades del interior de la provincia. “El Ejecutivo tiene que dar cumplimiento a lo acordado y creemos que el mejor reconocmiento a los trabajadores es la dignificación de sus salarios”, planteó el secretario gremial, Edgardo Oñate.

La medida fue resuelta el viernes, luego de la “negativa” del gobierno a dar una fecha para el pago de las subas por inflación adeudadas del primer semestre. En Neuquén, la movilización saldrá a las 9 desde el Paseo de la Costa bajo la consigna “que el tapabocas no calle nuestro reclamo”.

En ATE también preparan medidas, aunque esperarán lo que ocurra esta semana con los pedidos de reunión que elevaron a la ministra de Gobierno, Vanina Merlo.

“La gente no da para más porque la inflación siguió su curso. Si el gobierno ya dejó de lado la cuestión sanitaria para priorizar la economía, no puede esperar que los trabajadores no salgan a la calle a reclamar”, evaluó el secretario general Carlos Quintriqueo.

A los estatales no les cayó bien la foto de Gutiérrez junto a los dirigentes petroleros y la cúpula de YPF tras el acuerdo para retomar actividad en Vaca Muerta y recomponer los sueldos del sector. “El gobernador hizo gestiones por los trabajadores petroleros pero no ha tenido ninguna iniciativa para buscar fondos para los salarios estatales, una de las pocas economías que mantuvieron el interior provincial durante la pandemia”, analizó Quintriqueo.

Dijo que por los dos aumentos trimestrales del primer semestre correspondía pagar un 13% pero, con la inflación actual, la pérdida salarial ya alcanza un 20%. “Hay que buscar un mecanismo para empezar a recomponer los sueldos porque va a ser muy difícil hacerlo todo junto”, sostuvo.

Sobre el gobierno también pesan los acuerdos alcanzados en otras provincias como el que firmó Río Negro por un 22% de recomposición, o aún el de Nación por un 7%.

Buscan un gesto para salud


Desde los sindicatos estatales coincidieron en que el gobierno debería ofrecer un gesto hacia los trabajadores de la salud, los más expuestos durante la pandemia y quienes cargan con el agotamiento de un sistema sanitario saturado por el crecimiento exponencial de casos.

Si bien el ministerio neuquino fue uno de los pocos que gestionó el pago del bono mensual de 5.000 pesos ofrecido por el gobierno nacional -según las cifras de ATE, lo cobraron más de 8.000 trabajadores de un total de 9.200 de la cartera sanitaria-, aún adeuda dos recomposiciones salariales comprometidas.

Según datos oficiales, hay un 40% de trabajadores estatales que continúa trabajando de manera presencial pese a las medidas sanitarias. Esto incluye, además de salud, a trabajadores operativos del EPEN, el EPAS, Vialidad, el CIPPA y oficinas que abrieron parcialmente como Rentas.


SUSCRIBITE A NOTICIAS DIARIAS
Todos los días un correo con las noticias más importantes del día.

Comentarios


Estatales de Neuquén precipitan el fin de la tregua salarial con Gutiérrez