Futuros técnicos de pandemia: cómo salen los egresados tras casi un año y medio de virtualidad

La preocupación surgió en el CET 33 de Roca. Un grupo de madres planteó la necesidad de recuperar talleres, ya que los chicos ejercerán con título de Maestro Mayor de Obras. Opinan estudiantes, funcionarios del Ministerio de Educación y profesionales.





Madres y padres de estudiantes de 6° año del Centro de Educación Técnica N° 33 de Roca, plantearon su preocupación por la formación y las competencias adquiridas por sus hijos próximos a egresar con el flamante título de Maestro Mayor de Obras.

Es que, en tiempos de virtualidad y presencialidad irregular, los jóvenes no pudieron concretar todas las prácticas de talleres como hubiera sido en la normalidad y a sus familias les inquieta el ejercicio del oficio cuando salgan al campo laboral.

“Estarán habilitados para realizar instalaciones eléctricas, de gas y de agua, con toda la responsabilidad y la implicancia legal que ello conlleva”, planteó una de las madres. Aseguran que se trata de un asunto, no sólo de índole pedagógica, sino también de una “cuestión de ética”, ya que se pone en juego la vida de las personas.

Un ejemplo de eso, son las prácticas del Taller de Instalaciones para la orientación Maestro Mayor de Obras, que según la currícula oficial se desarrolla durante 5° año en un cuatrimestre con dos encuentros semanales. Por la pandemia, los estudiantes que actualmente cursan su último año, no tuvieron esas prácticas el año pasado por la suspensión de la presencialidad.

Ante esta preocupación, hace algunos días elevaron una nota dirigida a la Dirección de esa escuela, a la Dirección de Escuelas Técnicas del Ministerio de Educación, a la Supervisión de Nivel y al gremio Unter; donde solicitaron expresamente la necesidad de implementar espacios de recuperación de saberes y habilidades de este taller.

El CET 33 es uno de los colegios técnicos más nuevos de la provincia.

A tres meses de la finalización de estudios secundarios de los estudiantes, las madres solicitaron la designación de carga docente para aumentar la frecuencia de clases recuperatorias, la extensión de los espacios de tutorías a noviembre y diciembre y el aumento de la carga horaria de docentes designados como tutores.

Hemos confiado y apostado a esta escuela técnica, pública y de calidad”, aseguraron los padres en su carta y por eso buscan una resolución pronta.

LA COMUNA intentó contactarse con los directivos y docentes de esa escuela pero no fue posible. Graciela Candia, directora provincial de Educación Técnica del Ministerio de Educación de Río Negro, en dialogo con este medio, dijo que desde mediados de agosto las escuelas iniciaron un programa de Tutorías y Coordinadores, que van analizando la situación de cada colegio, en función de los procesos que quedaron del ciclo lectivo pasado.

“Hay estrategias que son de cada escuela de acuerdo a los espacios y el modo que puedan recibir a los estudiantes”, dijo Candia y aseguró que la idea es que puedan hacer las prácticas que no pudieron hacer el año pasado en el marco de las tutorías que son presenciales.

Comentó que cada escuela tiene una cantidad determinada de coordinadores y tutores; y hay diferentes horarios y modalidades de funcionamiento. “Hay escuelas que funcionan hasta las 19 o que han flexibilizado los horarios de entrada y salida. Hay alumnos que han propuesto ir los días sábados”, comentó la directora de Escuelas Técnicas del Ministerio.

Recalcó que las tutorías son “apoyaturas” y no “clases magistrales”, y tienen la función de colaborar para que los estudiantes puedan hacerse de los contenidos que no pudieron en 2020 y que impacta en 2021.

Sin embargo, la funcionaria admitió que la formación inevitablemente no será la misma que la de años anteriores. “El egresado de 2019 para atrás está mucho más formado que el del 2020”, aseguró. No obstante, la escuela técnica, dijo, tiene la particularidad de que no rompe vínculo con sus estudiantes una vez que egresan. “Cuando han tenido algún tipo de duda, vuelven a la escuela”, aseguró.

Desde el CET N° 3, Jose Molina, director del establecimiento opinó que efectivamente la reformulación en los dictados de clases va a afectar al título de los egresados. “Si bien se han adquirido nuevas herramientas, como el uso de nuevas tecnologías, existe una menor cantidad de conocimientos y saberes, de los que se podrían haber aprendido en un contexto normal”, sostuvo.

Estudiantes de 6° año del CET 3. Foto: Rodrigo Sandoval

Si bien se han adquirido nuevas herramientas, existe una menor cantidad de saberes de los que se podrían haber aprendido en un contexto normal”

José Molina, director del CET 3

Para suplir alguna de las falencias que arrastra la modificación de los programas, surgió el proyecto de tutorías generales que se basa en el acompañamiento en algunos espacios donde no existió la continuidad necesaria. Esta propuesta fue creada por Nación y tiene una función complementaria a los programas comprendidos durante el ciclo lectivo.

Por otro lado, Molina consideró que una de las desventajas que sufren las escuelas técnicas, en comparación al resto de las escuelas secundarias, es la falta de horas remuneradas destinadas a la planificación. Sumado a esto, el CET 3 es una de las únicas instituciones rionegrinas que cuenta con la orientación en Gestión y Administración de las Organizaciones, por lo cual, planificar resulta imprescindible.

Aprender oficios en pandemia: “hay que redigitar esa práctica”


Los “graduados de la pandemia” merecen un análisis diferencial ya que surgen de un contexto inédito y transitaron sus últimos estudios en la virtualidad o bien una “presencialidad digital”.

Mónica Sobrino, doctora en Educación de la Facultad de Ciencias de la Educación de la Universidad Nacional del Comahue (UNCo), dijo que los graduados de la pandemia, en todos los niveles, tienen “una vacancia, hay algo que seguir trabajando desde la escolaridad”, comentó.

“En términos de aprendizaje, en las escuelas técnicas en particular, hay que redigitar esa práctica. Hay que volver al campo, al terreno, al laboratorio”, explicó, ya que los saberes de oficios habitan principalmente en el campo de la práctica; donde se integra el conocimiento, el uso de herramientas y destrezas manuales.

Talleres en el CET 1 en el año 2019. Foto: archivo

El aprendizaje es una construcción que lleva tiempo, que necesita acompañamiento mas en estas cuestiones de oficio, de saberes en el campo”

Mónica Sobrino, dra. en Educación, FaCE. – UNCo.

“Hay que redigitar esas prácticas escolares sobre todo, para recuperar los aprendizajes que se hayan logrado y seguir ampliando y complejizándolos en escenarios reales”, aseguró.

Consultada sobre si pueden insertarse en el mundo del trabajo, confirmó que sí, pero con acompañamiento. “La preocupación de los padres es totalmente legítima y también de sus hijos, porque nada menos que electricidad, donde corre riesgo tu vida”, opinó. Y dijo que no es posible en lo que resta del año compensar todo un trabajo que no se hizo con el tratamiento que se necesita.

“Hay que tener un criterio de realidad de que en dos meses no se va a poder hacer un milagro de aprendizaje, en todo caso se va a hacer foco en un aspecto de esa práctica”, dijo y propuso pensar en un período de complementación para el trabajo de campo y si bien adelantó que será difícil, hay que garantizar las condiciones para que no sea problemático.

Indicó que hay Software de simulación que permitiría trabajar con esos grupos, si se piensa una propuesta didáctica. “Tal vez la escuela técnica los pueda adquirir, es un buen momento para invertir en esos recursos”.

Para Sobrino, un punto de inflexión es si los Ministerios de Educación tanto de Nación como de Provincia van a invertir en políticas educativas. Según su visión, hasta ahora no se abordó la infraestructura para conectividad, software, plataformas en general. “Faltó inversión para la digitalización de la educación obligatoria”, analizó.


Los próximos egresados opinan


LA COMUNA entrevistó a tres estudiantes del último año del CET N° 3: ¿Qué formación creen que están recibiendo al terminar los estudios?, ¿Cómo fue la recuperación de contenidos y prácticas? y ¿Se sienten preparados para afrontar un trabajo y/o una carrera universitaria el año que viene ?, fueron las consultas de este medio.

Si bien coinciden en que estudiar en contexto de pandemia fue complicado, están preparados y pudieron sortear las dificultades de la mano de sus docentes y en la vuelta a la presencialidad en las últimas semanas.

Siento que salgo con una formación profesional”, dijo Lourdes, de 18 años (6° III). “Los profesores tienen una mirada más empática para que nosotros podamos manejarnos por nuestra cuenta en un futuro”. Se siente preparada porque le enseñaron a manejarse en el ambiente laboral.

Aunque de manera virtual no tengamos la misma interacción que dentro del aula, me parece que estamos aprendiendo de una forma bastante buena»

Lourdes (18) CET 3 6° III

En cuanto a la recuperación de contenidos, dijo que hicieron muchas actividades, prácticas profesionalizantes y charlas. “Aunque de manera virtual no tengamos la misma interacción que dentro del aula, me parece que estamos aprendiendo de una forma bastante buena”, dijo.

Por su parte, Fernando Aranda (18), su compañero de curso dijo que “estos dos últimos años fueron un tanto particulares” y que costó la comunicación con algunos profesores, cuestión que mejoró con el regreso a la presencialidad.

La comunicación con ciertos docentes era el único problema. Este año de regreso a la presencialidad, se pudo mejorar y ahora es cuestión de preguntar para salir de dudas.

Fernando Aranda (18) CET 3 6° III

“Nuestro colegio tiene una forma de estudio muy buena, ya que al pasar los años nos exige cada vez más. Esa metodología nos va a servir mucho cuando comencemos una carrera universitaria o comencemos a trabajar”, dijo Fernando.

Paul Burgos, de 20 años (6° II) contó que fue dificil cuando mandaban “demasiadas actividades o tareas” y algunos desertaron. Muchos se fueron a buscar trabajo, pero “este año, el colegio pudo recuperar muchos chicos que habían abandonado” dijo y también que la recuperación de contenidos fue buena mediante talleres, capacitaciones “con el tiempo que se toman los docentes en hacer un repaso sobre aquellos conocimientos que fuimos perdiendo”, cerró.

Muchos de mis compañeros dejaron de venir porque no podían con el peso psicológico que les generaba estudiar virtual y se tuvieron que buscar un trabajo»

Paul Burgos (20) CET 3 6° II

Egresados

186
egresados de escuelas técnicas hubo en Roca durante 2019 según el registro oficial de Nación.
330
egresados de técnicas hubo en Roca en 2020 según el SAGE, del Ministerio de Educación Río Negro.

ESRN

590
egresados de ESRN (públicas) hubo en Roca durante 2019 según un registro oficial de Nación.
149
egresados de técnicas hubo en Roca en 2020 según el SAGE, del Ministerio de Educación RN.



Comentarios


Seguí Leyendo

Futuros técnicos de pandemia: cómo salen los egresados tras casi un año y medio de virtualidad