Gennuso analiza ahora no firmar la prórroga del cerro Catedral

La extensión del permiso de explotación hasta 2056 está trabada en la Justicia, pero el intendente de Bariloche ya les dijo a sus funcionarios que no sellará el acuerdo con el grupo Vía Bariloche, debido a la resistencia que genera el esquema en la sociedad.



La base del cerro, con cabañas, hoteles y comercios, tiene muy poca actividad en esta época del año. (Archivo)

El intendente Gustavo Gennuso tiene casi decidido no otorgarle al grupo Vía Bariloche la prórroga de la concesión del cerro Catedral que impulsa desde 2016. La resistencia que genera en Bariloche la extensión del contrato es clave en la determinación, que se analiza de cara a las elecciones municipales de septiembre.

No se lo dijo a la empresa de la familia Trappa, que explota el cerro a través de Catedral Alta Patagonia. Y, a juzgar por las consultas realizadas por “Río Negro”, tampoco lo habló con el gobernador Alberto Weretilneck.

“Lo saben nada más que cuatro a cinco personas”, dijo un integrante del gabinete municipal que reveló la estrategia.

Gennuso sigue gobernando como si nada pasara, pero en la alianza con el sector del gobernador que lo llevó a la victoria en 2015 ya son varios los que se imaginan en la torre del Centro Cívico en diciembre de este año.

Nadie desmintió a este diario cuando ayer publicó que los ministros Carlos Valeri (Obras Públicas) y Agustín Domingo (Economía) se anotaron para intentar suceder a Gennuso, envalentonados por el triunfo de Arabela Carreras del domingo. Analizan que el empuje de Weretilneck es tan fuerte que garantizaría una victoria medianamente fácil, aunque no con Gennuso.

En la Intendencia están convencidos de que la prórroga de la concesión del cerro es el talón de Aquiles de la gestión. El permiso de explotación vence en siete años. Gennuso acordó extenderlo hasta 2056 a cambio de un plan de inversiones de 22 millones de dólares que permitiría reconfigurar el centro de esquí. Hay pactado además un desarrollo inmobiliario en la montaña, con un esquema de sociedad público-privado, que financiaría el programa.

El asunto fue al Concejo, se hizo una audiencia pública que duró dos días, y se aprobó, pero la Justicia, a instancias del reelegido legislador Alejandro Ramos Mejía (FpV), ordenó que no se firmara nada hasta tanto no se resolviera la cuestión de fondo.

En apelación, el expediente llegó al Superior Tribunal, que estaban en proceso de votación cuando el diputado opositor sorprendió con la recusación de todos los integrantes del cuerpo, por razones de “decoro y delicadeza”: habían habilitado la candidatura a la re-relección de Weretilneck que luego bajó la Corte.

Promesas

22.000.000
de dólares se compromete a invertir Catedral Alta Patagonia a cambio de la prórroga de la concesión.

Comentarios


Gennuso analiza ahora no firmar la prórroga del cerro Catedral