Se jactó de matar a su cuñado y amenazó a la actual pareja de su ex con que lo iba a «carnear»

Se trata de Armando Gerbán que fue acusado de homicidio simple. Su intención era lesionar a la joven mamá de su hija, que lo había denunciado por violencia de género, y en ese contexto cometió el crimen en Neuquén.





«Jaja estaba en el lugar que tenía que estar, saludos a tu pollo. Si lo encuentro ahí adentro te lo voy a carnear, y a vos te voy a cagar a planazos en la cabeza, hija de puta, por puta que sos«. Eso decía el audio de Whatsapp que le envió Armando Gerbán a su expareja, Brisa Quirulef, luego de asesinar a su cuñado el martes 18 de octubre en la toma Casimiro Gómez de la ciudad de Neuquén. Fue acusado de homicidio simple, en concurso real con amenazas y desobediencia a una orden judicial, ya que el imputado tenía prohibido acercarse a la joven que lo había denunciado por violencia de género.

Ese martes, a la 1.20 de la madrugada, Gerbán, de 25 años fue en bicicleta hasta la casa de su ex pareja. Entró con un cuchillo de grandes dimensiones y atacó primero a Cristian Flores, su cuñado, que estaba con su hermana Giuliana en el comedor. Según explicó la fiscal María Eugenia Titanti en la audiencia en la que le formuló cargos, el acusado le dio una lesión punzocortante en el sector intercostal izquierdo.

Flores salió de la vivienda para buscar ayuda y quedó finalmente desvanecido. Posteriormente murió.

El agresor fue al sector de la habitación donde se encontraba Quirulef, con quien había mantenido una relación de aproxidamente cinco años. Estaban separados desde febrero. La joven permanecía junto a la hija de ambos, de nueve meses, y su actual pareja. Allí intentó agredirlos, forcejearon, pero no logró herirlos.

Gerbán tenía prohibido acercarse a ella, ya que lo había denunciado por violencia de género en la justicia de Familia. El 20 de septiembre la joven informó que el acusado burlaba esta disposición. A Quirulef se le había entregado un botón antipánico hacía dos meses.

Luego del asesinato el imputado se fue en bicicleta y allí mandó el audio, con las amenazas.

De acuerdo a lo que declararon los testigos, indicó la fiscal, el acusado no tiene trabajo estable, ni residencia fija y consume drogas de manera abusiva. A raíz de esto el defensor oficial, Fernando Diez, pidió que se le haga un examen de orina y sangre. En 2016 fue condenado por robo calificado, a la pena de tres años de prisión en suspenso.

El imputado se presentó el martes 18 por la noche. No se encontró el cuchillo que utilizó, remarcó la fiscal, ni tampoco el celular que portaba.


Desmesurada agresividad


La funcionaria solicitó que se le imponga prisión preventiva por ocho meses. Señaló que Gerbán: «ha dado cuenta de su evidente menosprecio a la vida humana ajena, no solo del señor Flores, sino de todas las personas que se encontraban en un domicilio en el cual él sabía que no debía acercarse, cometido en horas de la nocturnidad, valiéndose de víctimas absolutamente desprevenidas, que no estaban alertadas siquiera de la posibilidad de que él irrumpiera en la vivienda y esto se confirma, porque la señora Quirulef tenía un botón antipánico y ni siquiera pudo accionar el botón para evitar este hecho que fue tan repentino».

Planteó que el audio que envió posteriormente «con desmesurada agresividad» y en el que se jacta de lo que hizo evidencia que estaba lejos de «demostrar alguna preocupación».

Diez solicitó un plazo menor de detención, de seis meses, pero el juez de Garantías, Lucas Yancarelli, hizo lugar a la petición de la fiscalía.

Titanti afirmó en la audiencia que la calificación era provisoria. Esta descripción de los hechos puede leerse en clave de un femicidio vinculado, que son aquellos crímenes que se cometen contra personas del entorno afectivo de la mujer que es víctima de violencia de género, con la intención de causarle sufrimiento.


Comentarios

Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Se jactó de matar a su cuñado y amenazó a la actual pareja de su ex con que lo iba a «carnear»