La realidad de los dos niños de 11 y 13 años de San Martín: abandono y soluciones provisorias

Su madre dejó el hogar, el padre está detenido acusado de abusar de la hermana de 15 años, que vive en una institución de contención. Desde el Municipio aseguran que tienen acompañantes por turnos.





Son dos niños, tienen 11 y 13 años. Hace unos 10 años su madre se fue de la casa, quedaron con una hermana que hoy tiene 15 y con su padre, siempre en una situación vulnerable. El año pasado, la niña se escapó de la casa, terminó en una institución de contención y allí denunció que había sido abusada por el padre. Se inició una causa judicial que terminó con una prisión preventiva para el hombre. En esa situación y sin una familia de contención, los niños quedaron solos. Esta semana se denunció que vivían en soledad con la visita esporádica de acompañantes de Desarrollo Social. Tanto desde Provincia, como desde el Municipio, niegan que esa situación ocurra, aunque reconocen que se brindan «soluciones provisorias» para la situación de los niños.

Silvia Tello, secretaria de Desarrollo Social de San Martín de los Andes, aseguró, en diálogo con RÍO NEGRO, que «es una situación vieja» que se viene trabajado desde la secretaría y que «inicia cuando la madre hace abandono de la familia y se va y los niños quedan con el padre», en 2011-2012.

También ella contó que «en un determinado momento los niños son ingresados a lo que era el refugio municipal de aquel momento donde permanecen casi por un año y después con todas las actuaciones judiciales se resuelve que tienen que ser externados, así que fueron externados. Como lo único que había era un padre presente entonces se resolvió darle apoyatura en todo lo que fuera una vivienda, una ayuda para alquiler, provisión de bolsones alimentarios y demás».

Tello agregó que esa fue la situación hasta fines del año pasado, cuando «la nena genera un escape de la casa, la entramos a lo que es la casa de infancias, cuando la tenemos en la casa de infancias, surge esta confesión que hace a una de las operadoras, las operadoras hacen esta denuncia de presunto abuso, y quedó el papá en la casa, una casa municipal, con los dos nenes más chicos, que los nenes hoy tienen 13 y 11 años».

«Este año se empezó a avanzar en toda esta causa penal que llevó a la detención en carácter de prisión preventiva para este señor. La nena quedó en nuestra casa de infancias y los niños quedan en una situación donde no tenemos un referente familiar, y no hay familias solidarias tampoco inscriptas que puedan hacerse cargo«, siguió contando sobre cómo se llegó a la situación que hoy viven los nenes.

Sin embargo, Tello aseguró que los niños no viven solos sino que lo hacen con acompañantes que van a su casa del barrio Chacra 32: «solos no están porque están con un acompañante durante la mañana y otro durante la tarde, y también hay una familia que los conocía a ellos que se está quedando a dormir».

De todas formas, la secretaria de Desarrollo Social del Municipio cordillerano reconoció que lo que se lleva adelante son «soluciones provisorias, hay que buscar una solución definitiva». En ese sentido, informó que el lunes se llevará adelante una reunión entre representantes del hospital, la defensoría, el juzgado de familia y el ministerio provincial de Desarrollo Social para analizar la situación futura de estos chicos. «Estos chicos son menores así que alguna figura o algún paraguas judicial necesitan, habrá que nombrarles tutores, o diligenciar la adopción, algún mayor necesitan para poder estar representados», confió la funcionaria.

Sobre el por qué se llegó a esta situación confió que fue porque se «aceleraron los tiempos» de la causa judicial contra el padre por el abuso sexual a su hija. «Veníamos trabajando coordinadamente porque nos habían dicho que la Cámara Gesell de la nena había sido suficientemente contundente para saber que iba a haber una condena. Habíamos querido que se trabajara la reconexión del vínculo entre los hermanos y la hermana, porque pensábamos que cuando llegara este momento, la hermana podía estar un poco a cargo de estos hermanos con un acompañamiento de adultos, con asistentes domiciliarios», contó.

Señaló: «se aceleraron todos los tiempos y se dictó una prisión preventiva, así que de golpe los chicos quedaron solos y hubo que empezar a montar todo el operativo que es el que nosotros tenemos ahora, siempre tuvimos un acompañante porque esta familia tiene que tener un acompañante pero tenemos que empezar a sumar algunos más»

Sobre la denuncia de que los chicos están solos, Tello confió que a veces durante el cambio de turno de los acompañantes los chicos se van de la casa, tal como lo hacían cuando vivían con el padre, que no estaba durante todo el día. «Los chicos son niños, pero la vida que tuvieron hace que sean difíciles«, dijo.

«Desde que se fue aquella madre, nunca hubo presencia familiar, siempre ha sido muy difícil contar con la asistencia de la familia de este padre. El señor tiene hermanas, hermanos, sobrinas, sobrinos, pero hay como una situación familiar de fondo por la que no se llega a poder cumplimentar que ellos se hagan cargo de los niños, ni de la niña. Antes de institucionalizar a la niña tratamos de ver si alguien de la familia la podía llevar», contó sobre los vínculos familiares de los chicos y su hermana.

Respecto de por qué no están institucionalizados, la subsecretaria de Familia del ministerio de Desarrollo Social de la Provincia, Amancay Audissio, explicó que «lo que se trata es que no haya un desarraigo de los niños y adolescentes del lugar donde viven, sino que puedan seguir viviendo dentro del radio y del lugar donde se estaban desarrollando».

Al mismo tiempo aseguró que la situación está a cargo de Desarrollo Social del San Martín de los Andes y que debido a la situación que se expuso prestarán la colaboración de los equipos técnicos provinciales, en caso de ser necesario.


Comentarios

Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
La realidad de los dos niños de 11 y 13 años de San Martín: abandono y soluciones provisorias