Radiografía del desborde sanitario que vive Neuquén en toda la provincia

De norte a sur, los hospitales muestran un colapso con pacientes internados en guardias y a la espera de una derivación. El consumo de oxígeno se cuadruplicó respecto de la primera ola. Desde Salud aseguran que los casos podrían comenzar a descender recién en una semana.

Por Andrea Durán y María Pía Mendiberri

“El sistema de salud se encuentra en momento de extrema tensión y enfrentando situaciones que en algunos casos ponen en jaque sus propias fuerzas y posibilidades”. La descripción que el gobierno de Neuquén emitió en su parte diario de covid-19 el lunes por la noche dejó poco margen de dudas: la provincia atraviesa el peor escenario desde el inicio de la pandemia y la situación es prácticamente de colapso. 

Casi 50 personas están internadas en guardias de hospitales esperando la derivación a una cama de mayor complejidad, escasean profesionales y la ocupación de unidades de terapia intensiva se mantiene al 100%. El dato distintivo respecto del año pasado es que la crisis se expandió sobre todo el territorio. De norte a sur, la saturación de las internaciones es total y el crecimiento de los casos diarios, acelerado. 

“Ruego a dios que las medidas tengan un impacto positivo”, dijo ayer el jefe de Gabinete de la provincia, Sebastián González, sobre el período de confinamiento que rige esta semana. Lo cierto es que persisten comerciantes que se niegan a cerrar sus locales al público como dispuso el decreto nacional y muchos municipios eligieron mirar de reojo los incumplimientos. 

El promedio de casos diarios de covid-19 diagnosticados en Neuquén durante mayo trepó a 630, tres veces por encima del que se había registrado en abril, con 207. 


El hospital de Cutral Co y Plaza Huincul vivió ayer por la mañana una situación similar a la que se registró en el Heller de la capital el lunes, con una saturación de la guardia que imposibilitaba atender nuevos pacientes. Los profesionales pedían ayer a los vecinos que asistan sólo por “emergencias graves”. 

“Estamos todos al tope, los tres hospitales están sin camas disponibles, es la misma situación que en toda la provincia, por eso el mensaje es que la gente se cuide, que no salga si no es algo sumamente indispensable”, señaló también el jefe de la Zona Sanitaria IV, Néstor Sáenz. 

El referente del sur provincial relató que el límite del sistema sanitario llevó a que se habiliten internaciones en lugares que no lo hacían de forma rutinaria. “Hay lugares que habitualmente no tenían pacientes que los están teniendo, Andacollo, Loncopué, Villa La Angostura, incluso en Las Coloradas tenemos dos pacientes internados”, confió.  

En San Martín de los Andes ya funciona el hospital modular. Foto: Patricio Rodríguez.

“No es una cuestión de más cantidad de camas, el tema es quien las atiende también, el recurso humano es finito también, este es el techo que tenemos por eso necesitamos que la gente se cuide y no salga”, insistió. 

En el norte relataron un cuadro similar. César Castro, médico del hospital de Chos Malal, cabecera de la Zona Sanitaria III, aseguró en declaraciones al canal TN que la zona está “colapsada” desde hace más de una semana “con mucha gente esperando una cama de internación tanto en guardias como en hospitales mucho más chicos”. 

“Aumentamos al máximo nuestra capacidad de atender. Antes de la pandemia, teníamos capacidad de internación de 20 camas, de las cuales solo 13 eran de clínica médica y el resto se compartía con otras especialidades. Hoy ampliamos esa capacidad a 30 camas covid y otras 10 no covid”, describió. 

En el hospital solo cuentan con tres médicos para internación, pero “próximamente” el equipo se reducirá a dos. Si bien, por ser un nosocomio de complejidad media, nunca contó con terapia intensiva, hoy se las ingenian para brindar lo más cercano a ese servicio. 

“Antes de pandemia teníamos solo dos respiradores que usábamos para estabilizar a los pacientes y derivarlos. Eran respiradores de la época de la pandemia de la gripe A y ahora tenemos 11 que usamos para un sistema de ventilación que llamamos no invasiva. Pero hace tres días tenemos dos pacientes sedados conectados a respirador y no conseguimos camas en ningún lado”, relató Castro. 

Según el subsecretario de Salud de la provincia, Alejandro Ramella, la situación continuará siendo crítica durante varios días y anticipó que, recién en una semana, podría llegar a verse una disminución de la curva de casos, si es que las medidas de restricción se cumplen.


Comentarios


Radiografía del desborde sanitario que vive Neuquén en toda la provincia