Recetas con historia: la “torta” de 80 golpes de Marta

Mandanos tu receta y contanos tu historia a quedateencasa@rionegro.com.ar. Nosotros la publicamos.




#
Recibí las noticias
que te interesan
NEWSLETTER

Allá por los años 70 no había ni una sola panadería en el barrio. Había que esperar a que viniera el verdulero, el lechero, y también a que trajeran el pan. Pero nunca traía facturas, o tortas, o galletas; solo la clásica flauta.


Marta, que nos compartió su receta, vivía en aquel entonces en un barrio de Gas del Estado que quedaba a 5 kilómetros de Médanos (una pequeña localidad ubicada a 42 kilómetros de Bahía Blanca). “Teníamos que rebuscárnosla para hacer muchas cosas. No había panadería, así que si queríamos comer algo rico lo teníamos que hacer en casa”, cuenta.

En ese entonces, al lado su casa vivía una señora de familia alemana que hacía maravillas con las tortas y panes dulces. Y fue ella la que le pasó algunos secretos a Marta. Sobre todo dos secretos, que hacen única la torta de 80 golpes que Marta prepara desde aquellos años y que se ha vuelto no sólo su caballito de batalla para cada ocasión, sino en el pedido de toda su familia y de todos los amigos de su familia, que disfrutan de esa receta en cada cumpleaños o reunión.

El primer secreto es la receta, que ahora todos los lectores podrán viralizar en sus cocinas. Y el otro, es hacerlo en pequeñas porciones, como si fueran facturas.

Es que la vecina alemana tenía tres hijos varones que comían como cualquier chico en edad de crecimiento. Y si hacía la torta en un molde daba la sensación de que rendía menos y se acababa antes. Entonces, para aprovechar la harina y el ingenio, hacía la misma receta y la servía como si recién llegara de la panadería. “Las sacaba del horno y se la devoraban”, se ríe Marta mientras recuerda aquellas facturas improvisadas para las meriendas en Médanos.


Hoy, Marta ya no vive en Médanos. Hace muchos años que se mudó a Bahía Blanca, con su familia y donde sigue cocinando su famosa torta. Una delicia que más de una vez llega hasta el Valle, donde ahora vive una de sus dos hijas.

“Todas las ocasiones eran buenas para comerlas. Y ahora se convirtió en uno de mis caballitos de batalla. Sin querer”, dice. Y no miente.

Los amigos de su nieto, y todos los conocidos que van de visita saben que la torta 80 golpes no siempre tiene la forma de torta, y que cuando Marta prende el horno, es porque pronto van a llegar esas facturas junto con el mate.


Ingredientes



Fermento:
25 g de levadura
1 cucharada de azúcar
1/2 taza de leche tibia

Masa:
1/2 kg de harina
2 cucharadas de azúcar
2 huevos
1/2 pocillo de aceite
Leche tibia, para agregar si hace falta


Preparación:
Poner la levadura con el azúcar y la leche a leudar.
Aparte, poner la harina en un bol, hacer un hueco en el centro para poner el fermento y el resto de los ingredientes (los huevos, el aceite, azúcar). Mezclar y amasar. La masa no debe quedar dura. Amasar bien y dejar un rato para que se leve.

Cuando haya leudado, hay que ponerla en la mesa y desgasificar (darle los famosos 80 golpes), estirar con palote la masa entera o dividida en dos . Untar con manteca derretida, pero no muy caliente y abundante azúcar.

Enrollar y cortar en rodajas de 2 centímetro. Ponerlas en una fuente enmantecada (no enharinada) y dejar levar, tapadas con un repasador. Luego, llevar a horno bien caliente (bastante fuerte pero cuidando que no quemen por abajo).

Cuando están doradas por arriba, sacarlas (con cuidado) enseguida para que no se peguen y después… ¡buen provecho!


Comentarios


Recetas con historia: la “torta” de 80 golpes de Marta