Recetas con historia: el Nugatón de la abuela Cacho

El aroma de la cáscara de naranja, las golosinas escondidas en el aparador, y un montón de momentos de la infancia que ahora regresan en forma de una delicia que comparte Luján. No te olvides de compartir tu historia y receta con nosotros. Escribinos a quedateencasa@rionegro.com.ar



Etelvina Rosa, o abuela Cacho como la conocimos desde que nacimos, era una gran cocinera, además de la más elegante que conocí en mi vida: poseedora de bellas manos de gestos únicos e inolvidables, dedos larguísimos, uñas siempre de manicura y pelo blanco inmaculado de peluquería.


Siempre nos ofrecía una porción más de lo que fuera: ñoquis con pesto, pascualina, arrollado de dulce de leche, turrón o de cualquiera de las delicias que siempre tenía listas para nosotros, sus 4 nietos.

Sus recetas venían de familia - mamá y 10 hermanas más - y se transmitieron de generación en generación. No conservo su cuaderno - si el de Maritín, su hija y mi mamá - pero algunas de sus ollas, fuentes, cubiertos, manteles los uso cotidianamente. Los recuerdo guardados en el aparador del living, donde también nos escondía golosinas.

En su departamento de Zapiola 109 2D, Bahía Blanca, comíamos en la cocina, en el de calle Maipú de Roca, en la mesa plegable del comedor, que se abría cada vez que alguno de nosotros pasaba a visitarla. El olor a cáscaras de naranja sobre la plancha era el perfume que todo lo impregnaba. Conservo también esa hermosa costumbre, y la creencia que cocinar y compartir es un gran gesto de amor, como ella me enseñó, ubicándola desde siempre entre mis personas favoritas.


El turrón escocés, receta de su hermana Chocha, es uno de esos tesoros que siempre me hacen quedar bien: postre, merienda, cumpleaños, regalo o para darme un gusto. Se necesitan pocos ingredientes y un poco de paciencia hasta que se enfría.



Ingredientes



- 1 pan de manteca de 200grs (Sancor diría mamá, usar la que tengan en la heladera)
- 1 tableta de chocolate para taza de 150grs
- 1 taza de azúcar
- 2 tazas de quaker o avena instantánea
- 30 criollitas o galletitas de agua

Opcional: Dulce de leche o leche condensada


Preparación



Se mezclan a baño María el chocolate y la manteca, hasta que estén completamente derretidos, se le agregan el azúcar y el quaker hasta obtener una pasta homogénea (aquí puede agregarse dulce de leche o leche condensada si quieren, hace la mezcla más adherente y dulce). Retirar del baño María.

En una asadera o molde cuadrado en la que entren 15 galletitas de agua una al lado de la otra, formando un cuadrado o rectángulo, recomiendo poner film, papel manteca, o algún material que nos ayude a desmoldar fácilmente, desparramar capas alternadas de mezcla tibia, galletitas, mezcla, galletitas, mezcla. Si se quiere se pueden hacer más “pisos” reduciendo las galletitas por capa o duplicando la receta, manteniendo las proporciones.


Enfriar hasta que la manteca se solidifique. Cortar porciones del tamaño de una galletita o por la mitad (así creemos que comemos menos y rinde más)
Servir y conservar en heladera.

En casa, nos peleamos por la “basurita” que se genera en el corte, que es la parte más rica del turrón. Diganme si miento!@tresalegrestigres

No te olvides de compartir tu historia y receta con nosotros. Escribinos a quedateencasa@rionegro.com.ar


Comentarios


Recetas con historia: el Nugatón de la abuela Cacho