Río Negro busca un millón de vacunas: por qué lo hace a paso lento

El gobierno confirmó las negociaciones y la evaluación de un modelo de contrato por parte de Fiscalía de Estado. Sin embargo, desde Salud acotan las expectativas. Una mala experiencia del 2020 incide en el escenario.

El gobierno de Río Negro empezó a explorar el terreno para la compra de un millón de vacunas contra el coronavirus.

Los contactos son incipientes y el escenario, todavía inestable.

Dos razones principales exponen desde el Ministerio de Salud para contener el entusiasmo de otras áreas del gabinete provincial: las demoras en las entregas a nivel global y, en segundo lugar, los precios que aparecieron durante las conversaciones iniciales.

Esos valores oscilan entre los 17 y 20 dólares por unidad. La sensación es que se trata de cifras más altas que las pagadas por Nación para sus compras, pero no existen datos concretos que corroboren esa percepción, porque el gobierno argentino precisó hasta el momento pocos detalles sobre las operaciones cerradas con los diferentes laboratorios.

Un indicio en ese sentido surgió esta semana cuando el exministro Ginés González García se refirió al escándalo con Pfizer y dijo que “entre una que cuesta 20 dólares (Pfizer) y otra que cuesta 4 (Sputnik), la cosa está clara”. De todas maneras, también se supo que en algunos envíos la vacuna rusa llegó a pagarse a 22 dólares.

Por lo tanto, en el gobierno rionegrino buscan por estas horas mayores precisiones antes de definir una operación que, como mínimo, demandaría 1.700 millones de pesos, siguiendo la cotización oficial del dólar.

Con respecto al otro factor central que condiciona el escenario, la clave está en la intermediación para las operaciones.

Río Negro tiene interés en tener más vacunas, como cualquier otra jurisdicción del país, pero el camino no muestra tanto a los funcionarios provinciales o municipales saliendo a buscar dosis. Lo que se ve en ámbitos de salud pública es un recorrido inverso, con una importante cantidad de intermediarios ofreciéndoles contratos a los gobiernos.

Por eso el ministro de Salud, Fabián Zgaib, se mostró cauteloso hoy cuando confirmó a RÍO NEGRO las gestiones para realizar compras adicionales a los envíos de Nación.

“Hay mucha gente ofreciendo vacunas de todos los laboratorios. Pero al mismo tiempo, vemos que hay importantes demoras en las entregas a los gobiernos centrales de diferentes países. Entonces, vamos de a poco, buscando todas las garantías necesarias antes de hacer algún tipo de anuncio”, sostuvo el titular de la cartera sanitaria.

Ese terreno seguro también involucra a la Fiscalía de Estado, donde se analiza un modelo de contrato, elaborado después de las negociaciones con un laboratorio.

“Lo pusimos a disposición para que miren las cláusulas, porque al ser mucha plata, las condiciones para hacer un convenio entre una provincia y un laboratorio externo no son fáciles, entonces para que la Provincia no quede entrampada en un tema legal, se está analizando”, dijo Zgaib en declaraciones a FM La Súper de Roca, luego ratificadas ante este diario. 

De acuerdo con lo informado, Río Negro evaluó la posibilidad de contar con envíos extra de las tres vacunas que se aplican en la provincia desde diciembre del año pasado: Sputnik, Sinopharm y AztraZeneca.

Sin embargo, en la última reunión de gobernadores con la ministra de Salud de la Nación, Carla Vizzotti, se habría planteado la escasa predisposición desde Rusia y China para permitir que se descentralice la venta de los productos desarrollados en esos países, precisamente para evitar la incorporación de terceros en el mercado.


El antecedente de los respiradores


Hay otra razón surgida de la experiencia para explicar por qué el gobierno rionegrino evita generar expectativas con la compra adicional de vacunas contra el covid-19.

El año pasado se anunció la incorporación de 50 respiradores para los hospitales, pero esos equipos ingresaron al sistema público de salud en noviembre, cuando el pico de la primera ola de coronavirus ya había pasado.

La compra se había realizado siete meses antes y el Estado provincial desembolsó 71 millones de pesos en esa operación.

De la misma forma que ahora con las vacunas, los respiradores llegaron a través de una firma intermediaria, que tuvo más de un problema para cumplir con los requerimientos de la Anmat antes de completar el proceso de importación.


El operativo seguirá regido por las edades


El ministro de Salud, Fabián Zgaib, confirmó que el operativo de vacunación continuará rigiéndose en Río Negro por rangos de edades, después de inmunizar al menos con una dosis a la población objetivo inicial.

“Es muy difícil establecer quién es más esencial que otro”, respondió el funcionario en diálogo con periodistas de RÍO NEGRO, que le preguntaron sobre los pedidos formales realizados por trabajadores de farmacias, de bancos, de taxis y de medios de comunicación, entre otros rubros.

De esa manera, instó a que todos los rionegrinos que tienen entre 50 y 59 años y no tienen factores de riesgo ante el coronavirus, se inscriban antes del domingo en la página vacunate.rionegro.gov.ar

Ayer se cumplió el segundo día de registro para esa franja, que ya tiene garantizadas unas 27.000 dosis de AstraZeneca. Las aplicaciones comenzarán el próximo lunes, con turnos asignados en forma telefónica.

La expectativa del Ministerio de Salud es avanzar este viernes hacia el 100% de cobertura, al menos con primeras dosis, en los grupos que integran el personal de Salud, de Seguridad y mayores de 60 años.

Con respecto al personal educativo, la meta de esta semana es vacunar a todos los que integran los grupos 1, 2 y 3. Con la llegada de nuevos envíos, se avanzará con el Grupo 4 (docentes frente a alumnos de nivel secundario, de educación permanente para jóvenes y adultos en todos sus niveles e instructores de formación profesional) y con el Grupo 5, conformado por docentes y no docentes de institutos de educación superior y universidades.


SUSCRIBITE A NOTICIAS DIARIAS
Todos los días un correo con las noticias más importantes del día.

Comentarios


Río Negro busca un millón de vacunas: por qué lo hace a paso lento