San Martín de los Andes: la magia de navegar el Lácar en invierno

En las últimas semanas, aprovechando temperaturas inesperadas en julio, los veleros y sus tripulantes regalaron espectaculares imágenes en el lago que bordea la ruta nacional 40





Días de sol con temperaturas inesperadas en el invierno invitaron a disfrutar del lago Lácar en San Martín de los Andes en pleno julio en la cordillera neuquina. Y varios lo hicieron a bordo de sus veleros y regalaron a quienes observaban desde la costa la postal de la embarcaciones en el agua y sus tonos azules, con el fondo de las montañas que esperan la nieve que según el pronóstico caerá el domingo en la cordillera.

Navegación a vela en julio en el lago Lacar. Foto: Patricio Rodríguez.

En el lago está prohibido el uso de motos de agua, jetski y la práctica de esquí acuático y wakeboard. En cambio, está permitido navegar a motor y por supuesto la navegación a vela.

veleros lago lacar, san martin de los andes, 2021, julio, patricio rodriguez

Otra forma de recorrer el lago es con kayaks de travesía, una de las actividades cada vez más buscadas en verano. Los catamaranes que trasladan a los turistas también lo recorren a diario. La navegación en el lago está controlada por la Prefectura Naval Argentina.

Foto: Patricio Rodríguez.

Aunque el Lacar se puede disfrutar en las cuatro estaciones, el sol de invierno regaló postales inusuales en julio en el lago que forma parte del Parque Nacional Lanín con tantos veleros navegándolo al mismo tiempo.

Foto: Patricio Rodríguez.

De acuerdo con la información de la Secretaría de Turismo, es el eje de todos los circuitos turísticos locales. Ubicado al final de la calle principal de la ciudad, se ha convertido de esa manera en el principal protagonista del casco urbano sanmartinense desde la costanera. 

Foto: Patricio Rodríguez.

Con gran cantidad de bahías, playas y acantilados. Cuenta con balnearios como Catritre, Quila Quina, Yuco y Nonthué.

Foto: Patricio Rodríguez.

Comentarios


Seguí Leyendo

San Martín de los Andes: la magia de navegar el Lácar en invierno