Sin líder fuerte, Juntos por el Cambio se rearma en la "horizontalidad"

La pérdida de su principal referente en Neuquén, Horacio "Pechi" Quiroga, obligó a reconfigurar la alianza. El PRO apuesta a sumar nuevos partidos, pero los radicales buscan más protagonismo.

El cierre de campaña de 2019, con el entonces candidato a gobernador de la fuerza. Archivo.

El cierre de campaña de 2019, con el entonces candidato a gobernador de la fuerza. Archivo.

No hay herencia posible de un liderazgo carismático, personalísimo y de trayectoria. La muerte del exintendente de Neuquén, Horacio “Pechi” Quiroga, dejó a la alianza de Juntos por el Cambio (su última morada política) sin el referente ordenador y candidato natural para disputar las elecciones importantes, pero el espacio asegura estar reconfigurándose hacia una transición “horizontal”: nadie con la última palabra, ningún partido con más peso sobre otro (aunque algunos lo deseen).

La alianza opositora pondrá en juego este año una banca en la Cámara de Diputados (la de David Schlereth) y cuatro en el Concejo Deliberante de Neuquén capital (las de Mario Lara, Guillermo Monzani, Jorgelina González y Rocío Casamayor Jabat). Será la prueba de fuego para reconocer si este nuevo sistema, devenido de la necesidad, pero liberador en algún aspecto, es capaz de diseñar listas que no dejen heridos en el camino.

“Hoy tenemos partidos que este año están reorganizándose y que tienen por delante internas o nombramiento de nuevas autoridades. Eso es bueno porque va a dar lugar a  una discusión sobre el nuevo cronograma electoral. Vamos a trabajar para ir juntos a esas elecciones y para ampliar la base de sustentación del espacio”, dijo el concejal y presidente del PRO Neuquén, Marcelo Bermúdez.

El partido que hoy conduce considera que la alianza debería incluir otros espacios como el MID, con el cual aseguró ya están trabajando, y reconoció que se sienten “muy cómodos” con la concejal Nadia Márquez, representante de la Democracia Cristiana (partido al cual emigró Jorge Sobisch) en la capital.

Ya en 2019 se había probado una alianza heterodoxa junto a Libres del Sur para disputar la intendencia, aunque no pareciera destinada a continuar este año.

Bermúdez indicó que Juntos por el Cambio realiza reuniones semanales de su mesa directiva, un espacio que definió como “horizontal donde cada partido designa a las personas que lo representan”.

La pérdida de “Pechi” Quiroga, según analizó, generó situaciones contrapuestas. “Cuando uno tiene un liderazgo fuerte, las resoluciones muchas veces generan, por un lado, un ordenamiento, pero por el otro limitan la discusión y se generan diferencias importantes”, planteó. “En una situación horizontal como la que pretendemos tener, el debate es muy enriquecedor y todo se hace mucho más amigable y, a la vez, mucho más consistente. Nos sentimos muy cómodos con esa situación”, añadió.

Si bien todavía no se han presentado candidatos claros en vistas al 2023, el titular del PRO dijo que la alianza tendrá la “obligación” de ir a esa elección con una propuesta válida y competitiva en los tres niveles: nacional, provincial y municipal.

Para la diputada y presidenta de la Coalición Cívica-ARI en Neuquén, Karina Montecinos, la alianza “está muy fortalecida para encarar el año electoral”, pero espera que pueda darse una instancia de internas para dirimir candidaturas a nivel nacional y local. “Eso organiza naturalmente dentro de la política a aquellos que tienen expectativas y a quienes las pueden tener, pero sin  un caudal de votos suficientes. En algún momento las encuestas nos daban información que nos ayudaba, pero evidentemente en 2019 eso no funcionó”, planteó.

Sobre la figura de Quiroga, afirmó que el espacio “tuvo la ventaja de contar durante muchos años con una persona que ordenaba”. “Nos permitía darnos el debate pero, llegada la instancia de decisiones, siempre generaba una línea de orden. Ahora, en este proceso de fortalecernos cada espacio para brindar a la alianza lo mejor, no hay claridad así que hay que salir a buscarla dentro de los espacios políticos o afuera. Tenemos que abrir Juntos por el Cambio, no solo para que crezca la alianza, sino como expectativa electoral”, sostuvo.

La legisladora es actualmente la única representante de su partido ocupando un cargo de representación en la provincia. La UCR tiene una banca en la Legislatura y tres en el Deliberante, mientras que el PRO y NCN igualan ese número, pero con un alcance que también se extiende hasta el Congreso. Río Negro intentó entrevistar a la titular de este último, la diputada Ayelén Quiroga, pero no fue posible.

El legislador y actual presidente del radicalismo en Neuquén, César Gass, analizó que su partido “es un miembro con la voz alta” dentro de Juntos por el Cambio, pero aclaró: “todavía no llegamos a la conformación de actividades conjuntas, aunque sí lo pudimos hacer con el tema de la educación”. Esta semana organizaron una suerte de clase abierta en el monumento a San Martín de la capital para reclamar el regreso a la presencialidad en las aulas.

“Nosotros queremos convertirnos en la columna vertebral de Juntos por el Cambio. Con una interna como la que vamos a hacer el 14 de marzo vamos a mostrar cómo dirimimos nosotros  los cargos y que tenemos una extensión territorial cuantitativa y cualitativa que queremos hacerla valer”, aseveró. En la elección competirán dos listas, la Roja y la Celeste y Blanca, con un padrón de afiliados cercano a los 10.000 (ver aparte).

El radicalismo es el partido que más peso numérico tiene en la provincia. Los demás rondan las 1.900 afiliaciones, según los últimos datos de la Cámara Nacional Electoral.

La banca de Lucila Crexell en el Senado ya no es orgánica de la coalición. Archivo.

En números

4
representantes cada uno tienen el PRO y NCN entre el Congreso, la Legislatura y el Concejo Deliberante neuquino.
3
concejales propios tiene la Unión Cívica Radical en la ciudad. También un diputado.

La UCR vuelve a disputar su sello en una interna caliente

La Unión Cívica Radical regresará a las urnas el 14 de marzo para definir la conducción del partido durante los próximos dos años. La lista Roja y la Celeste y Blanca competirán por el voto de casi 10.000 afiliados para obtener o retener el control del sello radical en Neuquén, nada menos que en vísperas de elecciones nacionales y municipales.

El proceso se inició con fuertes cruces y promete otra interna aguerrida en la provincia.

La lista Celeste y Blanca representa la continuidad del actual presidente, César Gass, pero con una nueva figura para la presidencia: el abogado Juan Peláez. “Hemos construido y fortalecido esta lista a nivel provincial y estamos confiados en que vamos a ganar. Lo que buscamos es una renovación absoluta del partido, con gente joven que le de una impronta nueva acorde a la sociedad”, aseguró Gass.

El actual diputado sostuvo que se necesita “una organización diferente”, pues el liderazgo de Horacio “Pechi” Quiroga “no se puede reemplazar” y consideró que Peláez “es el hombre adecuado” para encabezar esa tarea.
La lista Roja está representada por la exfuncionaria municipal, Yenny Fonfach. Días atrás cruzó a su adversario en la interna al señalarlo como “una persona mayor que ya es hora de que deje el lugar a gente joven”.

Sobre Peláez, analizó que lo mueve “una intención personal de ser candidato en las próximas elecciones” y recordó su candidatura en una lista opositora al radicalismo en las elecciones de 2007.

“Nosotros proponemos la participación de afiliados que nunca pudieron ser parte de un comité, que tienen sus empresas, que son exitosos, que son jóvenes, tienen ideas y propuestas”, sostuvo Fonfach.

El uso de una imagen de Quiroga en la promoción de la lista Roja fue otro motivo de polémica. Si bien su hija y directora del MNBA, Ivana, acompaña a ese sector, para su hermana Ayelén, diputada,  se trató de un acto “vergonzoso”.


SUSCRIBITE A NOTICIAS DIARIAS
Todos los días un correo con las noticias más importantes del día.

Comentarios


Sin líder fuerte, Juntos por el Cambio se rearma en la «horizontalidad»