Anticipan un verano caluroso y seco con alto riesgo de incendios en la región

Por tercer año consecutivo, “La Niña” incidirá en la región patagónica con altas temperaturas, escasas precipitaciones y tormentas eléctricas. La continuidad de este fenómeno climático no se registraba desde los años 50.





Por tercer año consecutivo, la región patagónica estará sometida a los vaivenes de “La Niña” hasta mediados de abril. La continuidad de este fenómeno climático no se registraba desde los años 50 en el siglo pasado, según los registros de la Autoridad Interjurisdiccional de Cuencas (AIC).

Las tormentas eléctricas que acarrea La Niña, sumado al cuarto año de sequía que atraviesa la región con material combustible, predicen una temporada con un alto riesgo de incendios.

El ejemplo más reciente fue el incendio forestal que se originó el 7 de diciembre del año pasado, en inmediaciones del lago Martin, al sur del Parque Nacional Nahuel Huapi (PNNH). El fuego arrasó con casi 6.400 hectáreas. Los brigadistas lograron contenerlo tras 97 días de lucha. Se inició por la caída de un rayo en una zona de difícil acceso, después de cuatro días de temperaturas elevadísimas.

Los recientes informes del Ministerio de Ambiente de Nación, basados en el Servicio Meteorológico Nacional, generan preocupación en la Patagonia.

Gustavo Quilodrán, un brigadista del Departamento de Incendios, Comunicaciones y Emergencias (ICE) del PNNH, combate incendios forestales desde los 18 años. “Empecé a trabajar en el 2002 y en ese entonces no había tormentas eléctricas en la región como en los últimos años. Tormentas tan severas que dejan incendios como los del lago Martin”, advirtió. “Estamos en noviembre y la semana pasada ya tuvimos una tormenta dando vueltas. Por suerte, no descargó rayos, pero uno toma nota del color y la forma de las nubes”, agregó.

Las intensas nevadas del invierno dieron un respiro en la región. Sin embargo, el déficit de precipitaciones durante la primavera eleva el riesgo de incendio. “El haber tenido un invierno con nieve hace que ciertos valores no crezcan tan rápido y atenúa el peligro de incendios. Pero es un efecto momentáneo. Solo equilibra una temporada tan brusca como la del año pasado”, expresó Alberto Seufferheld, director nacional del Servicio de Manejo del Fuego. Y aclaró que esperan nuevos récords de temperatura para este verano y ausencia de precipitaciones.

Brigadistas lucharon los veranos pasados con incendios forestales que arrasaron con miles de hectáreas en la región. Foto: archivo

Aeronaves prometidas

Días atrás, referentes de todas las provincias patagónicas se reunieron en Junín de los Andes para evaluar el estado de situación. Seufferheld confirmó en ese encuentro que, a partir del 1 de diciembre, los recursos aéreos comenzarían a desembarcar en la zona andina, desde Trevelín a Chapelco.

“Estamos esperando la incorporación de un helicóptero Chinook canadiense, de gran porte, que tendrá a Bariloche como sede. Lo alquilamos a partir de un convenio de Estado a Estado. Tiene una capacidad de 9 mil litros de agua. Usamos un Chinook allá por 1999, en los incendios de Bariloche”, detalló Seufferheld.

El Ministerio de Ambiente también licitó un avión -que carga en los espejos de agua- y otro que carga en tierra, y tres helicópteros chicos para la sede de Bariloche. Chapelco tendrá un avión y un helicóptero; Lago Puelo, un helicóptero y, Trevelín y Esquel, un avión y un helicóptero.

Seufferheld aclaró que se reforzó la brigada de Las Golondrinas, con base en El Bolsón, con 81 personas.
“Y hay un refuerzo de 30 personas de la Brigada Centro (que tiene como base Santa Rosa, en La Pampa, y San Luis) disponible para moverse hacia la Patagonia”, advirtió.

Sin embargo, se mostró preocupado por los incendios en Salta y Jujuy. “Muchos medios están ahí y no se termina. Tememos que se superpongan las temporadas; por eso, estamos tratando de ver cómo hacer llegar los recursos a la Patagonia, sin sacar los medios del norte”, planteó. “Sabemos que estamos frente a una temporada compleja, pero estamos preparados para cualquier evento”, expresó el intendente del parque Nahuel Huapi, Horacio Paradela.

Y destacó “la alta capacidad de recursos logísticos terrestres y aéreos para afrontar siniestros durante la temporada”.

Las consecuencias de un incendio forestal en el bosque nativo. Foto: archivo

Paradela aseguró que se compraron equipos de ataque inicial para los parques nacionales patagónicos (uno correspondería a la sede Nahuel Huapi), maquinaria vial -que también sirve para el ataque inicial-, vehículos terrestres y maquinaria pesada.

Además, se adquirieron herramientas manuales e indumentaria para los brigadistas y los guardapaques.
Admitió que evalúan la contratación de personal, “a partir de una capacitación en incendios que se brindó en Villa La Angostura y en Bariloche”, aunque no supo decir cuántos brigadistas se incorporarán.

Drones

Parques Nacionales prevé la contratación de un servicio de drones “para alerta temprano”.
“La idea es desplegarlos por los lugares donde se tenga aviso de algún incendio. El drone posibilita información de primera mano rápidamente y apurar la decisión respecto a qué recursos conviene proveer para abordar el problema”, indicó el intendente.

Pronosticó que la próxima temporada tendrá características muy similares a la anterior, con altas temperaturas y escasas lluvias. “Esto nos dispone a hacer evaluaciones de los sectores boscosos con mayor riesgo y los núcleos residenciales del parque con riesgo de incendios interfase”, comentó.

Los propietarios deben conocer ese riesgo. Por eso, investigadores del Conicet desarrollaron de una aplicación que evalúa el nivel de riesgo de cada estructura, a partir de su cercanía con el bosque y el material seco cercano a la vivienda”, señaló Paradela.

Reclaman la incorporación de brigadistas y mejores salarios

Del año pasado a este, estamos igual en cuanto a recursos”, sentenció Gustavo Quilodrán. Dijo que, hasta el momento, el parque Nahuel Huapi solo cuenta con 26 brigadistas operativos en terreno para una superficie de 720 mil hectáreas.

Si bien el Departamento de Incendios, Comunicaciones y Emergencias dispone de 70 empleados, menos de la mitad están abocados a los incendios forestales y las emergencias en la montaña, que presentan una altísima demanda. El resto se desempeña en el área logística, de técnica y taller. “Una operación sin logística no es exitosa. Pero lo cierto es que somos pocos para el área y los eventos que tenemos todos los años. Es un parque enorme y de una complejidad grande”, indicó Quilodrán.

Indicó que muchos de los combatientes operativos, tienen entre 40 y 50 años. “Si se lesionan en la montaña, ya los perdés para la temporada porque no tiene misma recuperación que una persona de 25 años”, acotó.

El brigadista consideró que un ingreso de 15 combatientes, “como mínimo”, fortalecería el plantel del ICE. “Por el convenio colectivo, los brigadistas ingresan directamente a planta transitoria. Entran y pueden hacer su carrera dentro del sistema”, señaló.

Los brigadistas pararon el viernes último y además cortaron media calzada de la ruta al aeropuerto de Bariloche. Hoy, al mediodía, combatientes de todos los parques nacionales del país realizarán una asamblea en simultáneo. “El salario de un combatiente ingresante ronda los 80 mil pesos, son uno de los más bajos del estado. Si no hay respuestas, las medidas se van agudizar. Te llaman a la hora que sea y te vas. No hay horario de regreso”, resaltó. También piden la apertura de la sectorial de brigadistas.

Los brigadistas de ICE resolvieron no prestar asistencia en incendios forestales en otras jurisdicciones. Por eso, no viajaron a Salta. Exigen una equiparación de los viáticos con los que perciben sus compañeros del Servicio Nacional de Manejo del Fuego, por la misma tarea.

Primavera al rojo vivo

Después de las intensas nevadas del invierno, la primavera transita un déficit de precipitaciones en la región cordillerana.

«Necesitamos que las primaveras sean húmedas», advirtió el meteorólogo Fernando Frassetto, de la Autoridad Interjurisdiccional de Cuencas y, pronosticó un período de temperaturas altas a partir de este jueves. «Será uno de los períodos más cálidos de la primavera y no se ven precipitaciones importantes en los próximos 15 días», alertó.


Comentarios

Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Anticipan un verano caluroso y seco con alto riesgo de incendios en la región