Los egresados vuelven a Bariloche y hoy tendrán su primera noche de discoteca

Sigue la venta de viajes para este año porque la oferta no está colmada para esta temporada. El sector busca reimpulsar el segmento de turismo joven y quiere generar grandes eventos para ese público.





La industria del turismo estudiantil vuelve a rodar. Con el arribo este jueves de los primeros grupos de egresados de Mar del Plata y Uruguay, el segmento se reactiva con todas sus actividades y discotecas, tras dos años complejos atravesados por la pandemia y con un panorama incierto debido al impacto que tiene esta temporada 2022, que motivó a que aún hoy siga la venta de paquetes para viajar a Bariloche este año.

Los viajes de egresados en Bariloche vuelven iniciar su temporada en junio con la expectativa que “el mercado vuelva a normalizarse porque la pandemia generó un efecto grande”, admitió ante RÍO NEGRO Néstor Denoya, secretario de la Asociación de Turismo Estudiantil de Bariloche, que junto a otros referentes del sector mantuvo esta semana reuniones en Buenos Aires con operadores y autoridades en busca de apoyo para reimpulsar el turismo joven.

El sector observa que tras el primer año severo de pandemia, con restricciones para viajes, la ciudad traccionó para todos los segmentos alentados por el programa Previaje, pero no para el estudiantil donde hubo una merma importante, que llegó a 80.000 pasajeros en el cierre de la temporada 2021 (en el primer trimestre de este año) cuando el promedio de prepandemia rozaba los 120.000 turistas.

Los grupos que llegan a partir de esta semana son egresados que compraron sus paquetes el año pasado, porque la venta se realiza con un año de antelación, pero como la cobertura no es total actualmente “se continúa con la venta en los colegios para las fechas que quedan disponibles” para viajar en este 2022.

Esta venta contrareloj no había ocurrido en otros años y siempre el sector tuvo previsión. El escenario de la pandemia modificó esa organización y por eso el empresariado cree que deben apuntalar la propuesta.

Hoy no tienen la cifra definida de cantidad de estudiantes que llegarán en la temporada que se extiende hasta Año Nuevo, con una pausa habitual en el mes de noviembre.

Para los contingentes que llegan a partir de ahora, ya no habrá exigencias vinculadas a medidas preventivas sanitarias aunque se mantiene la consulta permanente con las autoridades de Salud en caso de requerirse cambios.

El turismo estudiantil desde su retorno en la prueba piloto a fines de 2020 y hasta los primeros meses de este año tuvo las mayores exigencias sanitarias con PCR negativo, testeos durante la estadía, seguro médico, declaración jurada, entre otras medidas, distintas al turismo convencional.


Con la mirada en 2023



El sector estudiantil, en paralelo a su celebración de la “temporada ordenada”, tiene la mirada puesta en el 2023 porque comenzaron las ventas de paquetes en las escuelas secundarias. Actualmente el precio para el viaje el próximo año desde Buenos Aires promedia los 200.000 pesos.

Estamos escuchando a los operadores y se evalúa la posibilidad de pensar paquetes más económicos, con menos noches”, dijo Denoya, quien marcó con interés la necesidad de “hacer puentes para traer estudiantes de Chile” que habían comenzado a viajar en la prepandemia, con grupos de estudio de adolescentes de 15 años.

Denoya también dijo que se gestiona la posibilidad de traer a Bariloche “grandes eventos”, recitales y otras propuestas destinadas al público joven para generar mayor interés en el destino.

En paralelo, este jueves se trató en el Concejo Deliberante un pliego de licitación del Emprotur para la contratación de una agencia de marketing para llevar adelante una comunicación estratégica para el turismo joven, con el objetivo de “reposicionar a Bariloche”. El monto de esta contratación es de 12,5 millones de pesos.


Comentarios

Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Los egresados vuelven a Bariloche y hoy tendrán su primera noche de discoteca