El increíble norte neuquino, de secreto mejor guardado de la Patagonia a boom turístico

En los últimos años creció la cantidad de visitantes, pero nunca como este verano con picos de 100 % de ocupación. ¿Las razones? Están a la vista en esta recorrida fotográfica por sus paisajes deslumbrantes. Consejo: una experiencia que tenés que vivir alguna vez.





Durante mucho tiempo la belleza agreste del norte neuquino fue uno de los secretos mejor guardados de la Patagonia. Ya no. Pocos años atrás, no eran muchos los que se maravillaban con los ríos de deshielo, las lagunas y sus truchas inolvidables, los cóndores que sobrevuelan imponentes, los arrieros que avanzan a caballo por las huellas y las rutas con sus chivas y ovejas en el largo viaje hacia las tierras de veranada en busca de las pasturas para sus animales. Tampoco con las fumarolas y los géiseres donde brotan a altas temperaturas las aguas termales al pie del volcán Domuyo, las cascadas a la vista o escondidas, los arroyos que se encajonan entre altos paredones, los horizontes infinitos hasta que irrumpen los picos nevados, los caminos de tierra que llevan a la cordillera hasta que te metés entre las montañas y los cerros, con Chile del otro lado y Mendoza arriba.

La espectacular ruta 54 corre pegada al río Neuquén y se mete en la cordillera. Foto: Alejandro Carnevale

Todo cambió y este verano, por ejemplo, en Varvarco había turistas que dormían en autos porque no encontraban lugar. Y en Huinganco, como en otros pueblos, hubo muchos días al 100% de ocupación y se escuchan voces y tonadas de otras regiones del país, muchas de grandes centros urbanos como Buenos Aires, Córdoba y Rosario.

Lo mismo en Manzano Amargo, en Las Ovejas, en Andacollo o en Chos Malal, la orgullosa puerta de entrada a la zona a 400 km de la capital provincial, justo en la mitad de la mítica ruta 40.

Durante enero y febrero, en cinco pueblos relevados del norte neuquino se registraron 33.367 pernoctes y el movimiento turístico generó ingresos por 175 millones de pesos.

La confluencia de los ríos Neuquén y Varvarco. Foto: Alejandro Carnevale

El panorama en Cabañas Las Lilas, en Huinganco, ilustra lo que ocurre también con muchos otros hospedajes: están completos al menos hasta el 20 de marzo, en el invierno no pudieron cerrar como en otros años por la demanda sostenida, hay turistas todos los meses y en el verano fue un aluvión. “Y estamos todos así, no es que somos los únicos”, aclaran. Como referencia, una cabaña para cinco cuesta allí 7.800 pesos.

«El verano superó todas las expectativas», afirma Heraldo Retamal, director de Turismo de Huinganco, donde además hay departamentos de tres plazas desde 3.300 pesos y cabañas para cuatro desde 5.000 pesos, de acuerdo con la información que aporta el funcionario.

El cajón del Atreuco. Foto: Alejandro Carnevale.

En este hermoso circuito que te recomendamos experimentar, Huinganco está a 40 km de Las Ovejas, a 65 km de Manzano Amargo, a 60 km de Varvarco y a 25 km de Los Miches.


Cómo llegar al norte neuquino



Para llegar al norte, tomando como referencia la capital provincial, hay que ir por la ruta 22 hasta Zapala, empalmar con la ruta 40 hasta Chos Malal (podés cargar combustible) y ahí seguir por la ruta provincial 43, asfaltada hasta Las Ovejas. Pero si tomás la 54, que nace donde la 43 dobla a la derecha rumbo a Varvarco, vas a llegar a Manzano Amargo, donde hay un panorama parecido: viajeros que descubren asombrados sus paisajes.

Géiseres al pie del volcán Domuyo. Foto: Alejandro Carnevale


Así lo cuenta Rubén “Chicho” Aravena, ex comisionado de Fomento, actual presidente de la Asociación de Fomento Rural y gran conocedor de la zona. “Vino muchísima gente, se notó en todo el norte. Y de otros lados, que no conocían”, describe. “Y eso que la ruta está mal. Vialidad la mantiene pero no aguanta nada. Le pasan la máquina y al estar tan seco hay mucho tránsito y se hacen serruchos, se amontona mucha piedra suelta”, agrega. En Manzano Amargo, una cabaña para dos personas se consigue a partir de los 4.500 pesos.


Si seguís por la 54 pasás por el paraje Pichi Neuquén y después te metés en la cordillera, entre montañas y puestos de arrieros. Como todo en el norte neuquino, no lo vas a olvidar. Del otro lado está Chile y a veces los piños de los crianceros argentinos y trasandinos se mezclan buscando pasturas en los valles y mallines de las alturas, en esta zona donde suena la cumbia campera chilena y la frontera es difusa pero la belleza no. Al norte, del otro lado de las lagunas está Mendoza y el guardafaunas debe esforzarse para que el principal predador, el hombre, no haga desastres con los peces. Ahí es donde termina el recorrido que empieza justo donde la ruta 43 gira a la derecha rumbo a Varvarco, el punto donde nace la increíble 54.

El vuelo de un cóndor con el volcán Domuyo de fondo. Foto: Alejandro Carnevale

En Varvarco, Gastón Fuentes, a cargo de la Comisión de Fomento, también está impresionado. “En los últimos tres años se ha notado el crecimiento, pero especialmente en este último tiempo. Un ejemplo, el fin de semana pasado en el Carnaval. Los alojamientos, unas 110 plazas, todas ocupadas. Las hosterías llenas, el camping también, mucha gente en las vecinas localidades. Récords de ascensos al volcán Domuyo, trabajo para empresas locales de trekking, comercios, rotiserías, todo a pleno. Tenemos paisajes lindísimos y mucho por mejorar como los servicios y las rutas, pero hay algo muy importante: la gente está llegando, nos está eligiendo como zona”, dice.

Patagonia pura. El volcán Domuyo en el atardecer del norte neuquino. Foto: Alejandro Carnevale


Desde Chos Malal, la subsecretaria de Turismo Marcela Manríquez señala: “Somos la puerta del norte y vemos que llegan turistas de todos lados, nacionales y del exterior. Esta temporada muchos buscaban alojarse en camping. En el municipal estuvimos desde octubre hasta ahora con las plazas completas. Muchos de los visitantes son viajeros que recorren la ruta 40. En algunos momentos, incluso, nos vimos desbordados”, agrega.


Destaca una ventaja comparativa que se suma a la de los paisajes: los precios. “En el norte son mucho más bajos que en otros destinos. Nos lo dicen los turistas que llegan. Si venís al norte deberías probar un chivito al asador. Tenemos buena gastronomía con precios muy accesibles”, dijo la subsecretaria.

En el camping municipal de Chos Malal, la noche sale $200 por persona, más $200 vehículo y $200 la carpa. En cuanto a la gastronomía por persona vas a pagar alrededor de $1000 por una comida completa.

Crianceros con sus chivas en la veranada. Foto: Alejandro Carnevale

Lugares para conocer en el norte neuquino


* Las lagunas de Epulafquen a 40 kilómetros de Las Ovejas, que se pueden visitar hasta las 10 de la noche, no se puede acampar, pero es un lugar hermoso. Muy concurridas en el verano.

* El Parque Provincial Tromen es ideal para los amantes de la naturaleza por sus más de 80 especies de aves y el gigante volcán Domuyo, que propone otra actividad para quienes lo visiten: las fumarolas y aguas termales curativas y relajantes.

Los Bolillos, a 19 km de Varvarco. Foto: Alejandro Carnevale

* Los Bolillos: al final de un camino de ripio que serpentea entre puestos de invernada y piedras, una invitación a viajar en el tiempo: el santuario de los tótems naturales del norte neuquino fue esculpido durante millones de años por el viento, la lluvia y la arena. Para llegar a ese territorio donde cayeron fragmentos de erupciones volcánicas hay que hacer unos 15 kilómetros desde Varvarco por la Ruta Provincial 43, a esa altura un camino de ripio que zigzaguea entre montañas. Y desviarse donde indica el cartel unos cuatro kilómetros hacia la izquierda.

Ya desde donde dejás el auto, sobre una loma, la vista es estremecedora: una sucesión de rocas con forma de agujas, conos y domos que viran del rojo al ocre. Detrás, los campos de los crianceros y los álamos y pinos que protegen los puestos en el valle del río Varvarco. Más allá, entre las nubes, se recortan los picos nevados de la cordillera. Una panorámica incluye más maravillas en forma de piedra tallada a derecha e izquierda, bajo el cielo puro de la Patagonia.

* El arroyo Covunco se alimenta de deshielos provenientes de las cumbres del complejo volcánico Domuyo y recorre el Área Natural Protegida hasta su desembocadura en el río Varvarco en el norte neuquino.El cajón del arroyo Covunco (agua caliente en mapuche) está formado por altos paredones de hasta unos 80 metros constituidos por coladas lávicas de basalto. La acción volcánica en combinación con la erosión del agua ha conformado espectaculares geoformas y escenarios naturales.

* La ruta 54. Son 95 kilómetros espectaculares de una traza de ripio y tierra que atraviesa cañadones, se pega al río Neuquén, pasa por los últimos poblados al oeste (Manzano Amargo y Pichi Neuquén), se mete en la cordillera de los Andes entre los puestos de los veranadores, sus chivas y sus caballos, avanza entre montañas bajo el vuelo de los cóndores y desemboca en Los Cerrillos, donde las truchas de las lagunas Varvarco Campos y Varvarco Tapia tientan a los pescadores.

* Cascada La Fragua. A 4 km de Manzano, el arroyo La Fragua, que nace en las surgientes del bosque de los Llao Llao unos 5 km más arriba, le da vida a este salto de agua de unos 40 metros donde se habilitaron este verano un parador gastronómico con sanitarios, un deck con mesas al aire libre, un sendero peatonal al mirador y un estacionamiento.


Más turistas: los datos de cinco destinos relevados


Un informe del Ministerio de Turismo de Neuquén abordó el movimiento turístico de este verano en Varvarco, Andacollo, Chos Malal, Las Ovejas y Huinganco. Las concusiones:

* 75% de ocupación en habitaciones registrado durante enero y febrero, es decir 18% más que en la temporada 2020 y 30% más que en la temporada 2021, cuando se encontraban vigentes las restricciones por la pandemia.

* 100% de ocupación registrada durante algunos días.

* 33.367 pernoctes en enero y febrero. Respecto a las temporadas 2020 y 2021, incrementos del 33% y 242% respectivamente.

* $175 millones es el ingreso generado en concepto del consumo que realizó cada turista por día.

El espectacular cajón del Atreuco. Foto: Alejandro Carnevale.

* En los 9 eventos realizados durante los dos meses se promedió una ocupación del 70% en habitaciones con picos mayores al 90% durante algunos días. Estos fueron los eventos: “7mo encuentro del cantor y la mujer campesina”, “Andes profundo”, “Fiesta patronal de San Sebastián”, “Festival gastronómico con sabor a norte”, “Encuentro de cerveceros del norte neuquino”, “Fiesta provincial del Ñaco”, “Rally del viento a los andes”, “Trekking Cerro Corona” y “Carnaval del Norte”.


* Hay 58 establecimientos para alojar a los turistas: 50 alojamientos turísticos y 8 campamentos turísticos habilitados por el Ministerio de Turismo Provincial.


Comentarios

Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
El increíble norte neuquino, de secreto mejor guardado de la Patagonia a boom turístico