La Cámara de Comercio de Roca sumó su rechazo al aumento del 81% en las tarifas de Edersa

El sector comercial de Roca salió al cruce del nuevo cuadro tarifario de energía eléctrica que pide Edersa. Aseguran que de aprobarse, a los grandes consumidores estarían aumentado un 750% en cuatro años.

Miguel Grasso, dirigente de la cámara de Comercio de Roca (CAIC), salió a repudiar el incremento en las tarifas de Edersa, luego de haber participado de la audiencia pública para analizar el pedido de aumento de la empresa.

El rechazo de la cámara es "total" y, según explicó el referente, en lo que va del año ya aumentaron un 70%, por traslado de costos y que ahora piden un 81% de incremento tarifario. Además, desde este sector comercial, advirtieron que este pedido llega en el momento más crítico de las pequeñas y medianas empresas de la provincia.

De aprobarse el aumento que piden, los grandes consumidores serían los más perjudicados, porque les estarían aumentado un 750% en 4 años”

Miguel Grasso, dirigente de la CAIC Roca

“Hubo coincidencia total de rechazo, tanto del defensor del usuario como de todos los expositores”, señaló el dirigente de la CAIC.

En su intervención en la audiencia, Grasso se refirió a las industrias y al sistema de procesado y conservación de frutas en el Alto Valle. Según expuso, la tarifa está compuesta de distintas variables, entre ellas el costo laboral, que se denomina Valor Agregado de Distribución. Ese componente es el que ha sufrido incrementos automáticos (cada aumento salarial se traslada de manera automática a la tarifa), más allá del valor de la energía.

En la misma audiencia, hubo cuestionamientos al Ente Provincial Regulador de la Electricidad (EPRE), que es el encargado de convocar la audiencia.

“Vemos que tiene rol poco eficiente, que permite los abusos de la distribuidora para tapar sus ineficiencias. Pero además tolera que no le pague la energía a Cammesa, que es la distribuidora nacional a la que ya le debe 6 mil millones de pesos, mientras realiza inversiones en otras actividades”, alertó Grasso en esa instancia pública.

Además, hubo otras críticas por ausencia de campañas de medición, falta de control de las inversiones, ausencia de multas y nulo análisis técnico de los pedidos de la empresa, entre otros. “Fueron muchas críticas hacia una gestión altamente condescendiente con la distribuidora de energía”, remató Grasso.

Desde CAIC, dieron argumentos técnicos para fundamentar su postura. Dijeron que el Valor Agregado de Distribución que se autorizó aplicar a Edersa en la última revisión del 2017 fue de 890 millones, hoy se eleva a 3.090 millones. Se trata de un incremento del 247%, del cual el 70% fue aplicado en lo que va del 2021. Ahora Edersa solicita llevar el VAD a 5.837 millones.

Además, apuntaron que la deuda que Edersa mantiene con Cammesa es de alrededor de 6.000 millones de pesos y continúa aumentando año a año.

En este sentido, entienden que la empresa distribuidora utiliza ese argumento para pedir la suba, pero que mientras tanto continúa financiando "otros proyectos de su grupo empresario, como parques eólicos", así como también canceló su deuda en moneda extranjera.


Comentarios


La Cámara de Comercio de Roca sumó su rechazo al aumento del 81% en las tarifas de Edersa