Elecciones en la CEB: puja de poder y una caja de $ 2.000 millones

Dos listas competirán por el control de la cooperativa más grande de Río Negro. La entidad de Bariloche está en un delicado momento financiero.



La Cooperativa de Electricidad Bariloche maneja una caja de 2.000 millones de pesos. Foto: archivo

La Cooperativa de Electricidad Bariloche maneja una caja de 2.000 millones de pesos. Foto: archivo

Un nuevo capítulo de la puja por quedarse con el control de la Cooperativa de Electricidad Bariloche (CEB) está en marcha, con dos sectores en pugna. La dirigencia de la lista Roja intentará permanecer otro período al frente de la conducción de la entidad y el sector opositor agrupado en la lista Blanca tratará de impedirlo en las urnas.

Es una puja por una de las entidades con mayor peso económico y territorial en Bariloche. La CEB manejará este año cerca de 2 mil millones de pesos, entre todas las empresas y servicios que presta. Es una masa de recursos que solo supera el presupuesto del municipio.

Sin embargo, este proceso eleccionario está atravesado por una crisis financiera, que obliga a la CEB a frenar las inversiones, y una interna entre algunos sectores que conviven en la institución.

El 30 de noviembre, los socios de la CEB elegirán 101 delegados titulares y otros 42 delegados suplentes distribuidos en 23 distritos entre Bariloche y Dina Huapi.

Los cuatro nuevos miembros del Consejo de Administración de la CEB se eligen mediante el voto directo.

La lista Roja impulsa en el primer lugar a Inés Cárcamo, exsocia de la empresa 3 de Mayo, seguida de Carlos Criado, que es el actual tesorero de la CEB, mientras que el tercer candidato a consejero es Julio Fernández (exconcejal) y el cuarto puesto va como candidata Dana Guzmán, que es la vicepresidenta de la entidad.

Guzmán y Criado forman parte de la conducción de la Asociación de Empleados de Comercio, controlada por Walter Cortés, que optó por no romper su alianza con los otros sectores que conforman el oficialismo.

Justamente, en la elección del 30 de noviembre se renovarán los cargos de Jorge Perella, que es el presidente de la CEB, de Rodolfo Rodrigo, vocal, Guzmán y Criado.

La lista Roja conduce la CEB desde 2002, recordó el apoderado y miembro del Consejo de Administración de la entidad, Alejandro Pozas.

Mientras que la lista Blanca quiere destronar a los rojos. La primera candidata a consejera por los blancos es la dirigente de Utedyc Cecilia Sandoval, en el segundo lugar va el presidente del Club Andino Bariloche, Martín Enevoldsen, tercero, el contador y excandidato a intendente por el Pro Jorge Rojas y cierra la lista el exconcejal Diego Breide.

“Queremos administrar la cooperativa, no manejar la caja de la cooperativa”, afirmó el consejero y referente de la lista Blanca Luis Barrales.

Dijo que en la reunión del Consejo de Administración que se hizo el lunes, el gerente general Federico Lutz y Criado plantearon que la situación económica es muy compleja y “hablaron de un quebranto importante”.

Criticó a los rojos que controlan la CEB porque en febrero pasado, Lutz informó de la complicada situación financiera y, sin embargo, “tomaron 16 personas que son del gremio de comercio”.

Barrales aseguró que el límite de la lista Blanca “es Cortés. No queremos que la cooperativa la maneje Walter Cortés”.

Dijo que para poder sanear las cuentas de la entidad es necesario cobrar las deudas que el municipio, la provincia y Nación mantienen con la CEB.

Fuentes oficiales informaron que la deuda de la municipalidad ronda los 33 millones de pesos, Nación adeuda otros 14 millones y el Gobierno de Río Negro aproximadamente 4 millones de pesos. Aunque esos montos no incluyen los intereses.

Barrales afirmó que proponen una “baja de los cargos políticos que hoy ocupan los directores”. Dijo que son entre 10 y 12 directores. “Solo AVC tiene cuatro directores”, afirmó.

También, quieren eliminar los asesores sin carga horaria y bajar a la mitad las remuneraciones de los miembros del Consejo de Administración (son 10 titulares y 5 suplentes).

Datos

53.000
asociados la convierten en la cooperativa más grande la provincia.
2.000
millones de pesos es la facturación estimada de todos los servicios que presta en este momento la CEB.

Aseguró que de esa forma se ahorrarían unos 8 millones de pesos anuales. Aclaró que en relación al pasivo de la CEB es una cifra menor, pero sostuvo que se trata “de un gesto político”.

Barrales informó que como consejero percibió este mes 48 mil pesos de bolsillo, pero hay consejeros que ocupan cargos en el comité ejecutivo que cobran cerca de 100 mil pesos.

Explicó que esas retribuciones se incrementaron en los meses últimos porque hasta mayo pasado se había definido una remuneración de 35 mil pesos para cada consejero.

Dijo que proponen trabajar en un proyecto integral para que las empresas que dependen de la CEB “no den pérdidas”. “Todas son deficitarias”, aseguró.


Búsqueda del equilibrio económico


El apoderado de la Lista Roja, Alejandro Pozas, dijo que el objetivo es “seguir trabajando para equilibrar las cuentas”.

Dijo que este año “fue muy duro en el orden económico por los aumentos, que nos han afectado mucho”. “No queremos prometer cosas que son difíciles para adelante”, explicó Pozas.

Proponen seguir trabajando con el municipio en proyectos y fortalecer el trabajo comunicacional de las áreas de la CEB.

Comentó que uno de los desafíos es acompañar al nuevo gobierno nacional en la política energética que defina.

Defendió la decisión de haber eliminado el cobro de los cargos extras Fideicomiso de Infraestructura y el Aporte Beneficio Cero, que la entidad les cobraba a los usuarios del servicio, en el “talón B” de la factura.

Dijo que dejaron de percibir por mes unos 26 millones de pesos, que equivalen a la masa salarial mensual de la CEB. Sostuvo que era un reclamo de los usuarios porque “estaba siendo muy pesada la tarifa”.

Pozas recordó que parte de esos fondos iban destinados a financiar obras y a cubrir el déficit de los gastos corrientes. Hoy, las obras proyectadas están paralizadas y dijo que tendrán que salir a gestionar financiamiento. Aclaró que la CEB no tienen deudas con Cammesa ni con bancos.

Respecto a la inspección del Inaes por una denuncia que hizo Leandro Costa Brutten, que advirtió un presunto mal uso de las contribuciones, Pozas aseguró que entregaron toda la documentación requerida y que el expediente está en Buenos Aires. “La documentación estaba y pudimos abrir todos los libros contables”, afirmó.


Comentarios


Elecciones en la CEB: puja de poder y una caja de $ 2.000 millones