La carta de un docente de Aguada San Roque tras la explosión: "son escuelas de nadie"

Lo dijo Luis Riffo uno de los maestros que estuvo en la escuela antes de la tragedia.

Ayer se cumplió una semana de la explosión en la escuela 144 de Aguada San Roque. En ella murieron dos operarios, Mariano Spinedi y Nicolás Francés, y quedó gravemente herida una docente, Mónica. Ella tiene quemaduras en casi todo su cuerpo y se encuentra internada en grave estado. Uno de los docentes que estaba en la institución minutos antes de la tragedia, sostuvo que las escuelas albergues se sostienen solo por el accionar de la comunidad. La escuela no estaba habilitada para su uso, sin embargo durante la mañana había habido clases.

"Son escuelas de nadie, olvidadas totalmente por los Gobiernos y sólo sostenidas por las comunidades educativas”, señaló Luis Riffo, docente de la escuela 144, en un comunicado de prensa de la Agrupación Negra en ATEN, sobre la realidad que vivía la institución antes de la explosión que marcó la vida del pueblo.

Ayer, las vocalías gremiales del sindicato docente en el Consejo Provincial de Educación emitieron un informe que indica que casi el 42% de las escuelas de Neuquén que requiere mantenimiento, tienen problemas de gas, que un 33% de los establecimientos está a la espera de un edificio propio, un 16% tiene problemas en las redes de agua potable y cloacas y un 8,4% cuentan con un sistema eléctrico deficiente.

Luis Riffo, es maestro y celador de la escuela 144 de Aguada San Roque y estuvo presente el día de la explosión. Contó que ese día dieron clases y terminaron a las 12.30 horas porque el comedor no funcionaba aún. “Cinco minutos antes que escucháramos la explosión estábamos reunidos con el resto de les maestres planificando cómo íbamos a trabajar en la semana”, resaltó.

El docente señaló que volvieron a la presencialidad porque “las autoridades aseguraron que el albergue estaba en condiciones”, aunque en principio y por protocolos de pandemia este no estaba recibiendo chicos. Ese primer día de clases presenciales solo habían asistido a la institución los estudiantes que viven en la localidad y no requieren alojarse en el albergue.

En el mismo sentido Riffo denunció que “el Consejo Provincial de Educación y la ministra Cristina Storioni presionan y obligan a volver a las escuelas sin ningún mantenimiento”. Tras la explosión, desde Obras Públicas de la Provincia confirmaron que la escuela 144 aún no estaba habilitada para su uso, ya que aún estaba en obra.


Comentarios


La carta de un docente de Aguada San Roque tras la explosión: «son escuelas de nadie»