Logo Rio Negro

¿Kirchner «light» en el acto de la Lealtad?

Saldrá de las sombras, con un acto en Paraná. No será agresivo en su discurso. Habrá contraactos.





BUENOS AIRES (ABA).- El próximo viernes, Néstor Kirchner encabezará un acto masivo por primera vez desde que el oficialismo perdió la pulseada con el campo por la Resolución 125. Celebrará el Día de la Lealtad peronista con una movilización en la ciudad entrerriana de Paraná, un enclave de los ruralistas. Será un desafío. Como presidente del PJ, enfrenta cada vez más rebeliones internas -pedidos de aumentos de la CGT, resistencia de los intendentes bonaerenses-, por lo que debió prometer que cambiará su estilo: deja trascender que en el escenario de Entre Ríos no confrontará de manera feroz con el agro, que tampoco exaltará los ánimos de los militantes para que defiendan al Gobierno del ataque de sectores «golpistas», y menos que volverá a anunciar que la democracia corre riesgos.

«La situación no da para que haga eso. No lo quieren ni los gobernadores ni los intendentes», adelantó uno de los ministros que trabajan junto a K en el armado partidario.

El acto será realizado en el cruce de la avenida Circunvalación y Almirante Brown y está previsto que comience a alrededor de las ocho de la noche del 17. Al discurso del nuevo Kirchner «light», lo precederán el del jefe de la CGT, Hugo Moyano; y el del gobernador local, Sergio Urribarri. Hasta ahora, no está confirmada la presencia de Cristina Kirchner en Paraná, pero ningún funcionario de la Rosada descarta que la presidenta finalmente acompañe a su marido.

En su discurso, Kirchner tiene pensado defender como siempre hace a la gestión de su esposa, celebrar la «solidez» de la economía nacional. También analiza hacer críticas «al campo», pero nunca con el tono de sus actos que encabezó durante el primer conflicto rural, contaron fuentes oficiales. «Entendió que esa postura fue demasiado nociva», describen en el gabinete.

Con el acto entrerriano, Kirchner quiere demostrar que su poder como titular del PJ está intacto, a pesar de que recibe cada vez más quejas de gobernadores e intendentes porque afirman que se frenó en sus distritos la construcción de obra pública, entre otros temas sensibles para ellos.

Los jefes distritales, y sobre todo los caciques de la CGT, temen que la crisis financiera internacional produzca una desaceleración de la economía, lo que provocaría una inmediata baja en la «caja» del Estado, la clave política del kirchnerismo. Varios intendentes del conurbano bonaerense, por ejemplo, se negaron a movilizar militantes para el acto oficial en Entre Ríos.

Aprovechando esta situación, a la que suma el conflicto irresuelto con el campo, cada vez más jefes del peronismo se rebelan a las órdenes de K. El ex presidente del peronismo de Entre Ríos, Jorge Busti, por caso, organizó un contraacto para el mismo 17, en la ciudad de Concordia. El Gobierno había pensado primero hacer su acto en esa ciudad, pero debió dar marcha atrás para evitar confrontar con el «bustismo».

El PJ disidente buscará dejar en claro que el partido no está alineado a la conducción del santacruceño.

El duhaldismo, encabezado por Francisco de Narváez, también prepara su contraacto, pero en la provincia de Buenos Aires. Uno de los principales impulsores de esa movilización es el titular de la CGT disidente, Luis Barrionuevo, que ya se queja en público de «hay un freno total de la economía». Eduardo Duhalde no garantizó todavía su presencia en ese acto porque para el viernes tiene pensado visitar Brasil, pero no descartó aún cancelar ese viaje para capitalizar la protesta del agro y hablar a favor del sector, justo cuando Kirchner y los peronistas K hacen lo contrario en Entre Ríos.

 

NICOLÁS WIÑAZKI

rnbaires@rionegro.com.ar


Comentarios


Seguí Leyendo

Logo Rio Negro
¿Kirchner «light» en el acto de la Lealtad?