Luis Miguel, lejos del Sol y más cerca de las sombras

Tras una primera temporada celebrada con bombos y platillos, la segunda parte de la biopic recibió más críticas que elogios. Un repaso por los sucesos y su comparación con lo ocurrido fuera de la ficción.

Atrás quedó el eco de aquellos elogios tras su lanzamiento. Ya finalizada la segunda temporada, la serie de Luis Miguel parece haber entrado en una meseta donde todo lo que alguna vez la hizo atractiva está en segundo plano o directamente no está.


La ausencia de un villano como Luisito Rey, el misterio por la desaparición de la madre del cantante que nunca termina de tomar protagonismo, la aparición de personajes con un nivel actoral muy bajo y, sobre todo, la exageración constante de situaciones que fueron desmentidas en la vida real. Un combo así no puede ser jamás el sostén de una serie que demoró su segunda temporada durante casi tres años para, finalmente, dejar un sabor -bastante- amargo.

Recién sobre el final de temporada la serie recuperó un poco esa sensación de “quiero más” que tan bien había generado en su primera entrega, pero sin la voracidad que causaba por ejemplo saber qué ocurriría con la madre del cantante o qué sería de los últimos días con vida de su padre, Luis Rey.

Toda la trama de traiciones y malos manejos por detrás del protagonista aporta cierta intriga, aunque quizás lo que mejor le sentó a esta temporada fue la aparición de la hija de Luismi, Michelle Salas, y la reconstrucción (con muchas, muchísimas licencias) de su relación con su padre. Allí destaca uno de los puntos más altos, porque tanto en su interpretación de niña como en su etapa más adulta, hay una química llevadera entre las actrices y Diego Boneta.

Justamente es el protagonista quien, una vez más, se erige como uno de los puntos más altos. Tanto actoral como musicalmente, Boneta demuestra que está a la altura de su interpretación y le da luz a una producción que tenía todo listo para dar un salto y que dejó la sensación de haber quedado a medio camino.


Por lo pronto, a la serie de Luis Miguel le queda una última bala para congraciarse con lo que pudo ser y lo que, en base a esta segunda temporada, parece estar lejos de ser. Porque apenas finalizó el último capítulo, Netflix se encargó de aclarar con un mensaje conciso que habrá tercera temporada.

Se espera que esta última entrega de la serie vea la luz en octubre, y podría ocultar una esperada vuelta: al parecer, el personaje de Luisito Rey, a cargo de Óscar Jaenada, aparecerá en algunos flashbacks. Por lo pronto, los productores aseguraron que habrá “grandes sorpresas”. Y a juzgar por esta pálida segunda temporada, serán necesarias.

Repasamos ocho momentos que fueron desmentidos por los protagonistas reales:


Episodio 1: “Que nivel de mujer”


Luis Miguel enfrenta a Tito, su tío, y le pide información sobre el paradero de su madre. Allí se deja la incógnita sobre su paradero, pero según afirmaron varios periodistas mexicanos que lograron acceder a documentación de la causa, hay detalles que están lejos de ser reales y sirven solo como dramatización para la serie.


Episodio 2: “Noche de paz”


Aquí se muestra el primer contacto entre Luis Miguel y su hija Michelle, cuando esta última tenía siete años. Sin embargo, la madre de Michelle, Stephanie Salas, aseguró que el Rey Sol conoció a su hija luego de su nacimiento y mantuvo contacto fluido durante tres años, pero que luego la relación se fue distanciando.


Episodio 3: “Suave”


Desde finales del segundo episodio, la enfermedad auditiva de Luis Miguel se torna fundamental en la trama. Sin embargo, el supuesto accidente ocurrido en un concierto en Lima durante el 2005 nunca existió. Existen videos que prueban que el cantante ya sufría algunos problemas similares en un recital en 2004 en Argentina.


Episodio 4: “Ayer”


Durante este episodio, uno de los grandes temas es la filmación del video musical de la canción. Allí se replica que hubo dos jornadas de grabación y que Luis Miguel abandonó el set para irse con su hija Michelle.
En la realidad esto no ocurrió, y el video fue un híbrido entre tres jornadas distintas con diferentes directores.


Episodio 5: “Te extraño”


La muerte de Hugo López fue, sin dudas, uno de los momentos más duros de esta segunda temporada.
Sin embargo, toda la secuencia que Luis Miguel vive en el funeral de su mánager (entre ellas el enfrentamiento con Matilde) no ocurrieron en la vida real: cuando se llevó a cabo el velorio, Luis Miguel estaba en plena gira por Sudamérica. La muerte de Hugo tuvo lugar en 1993, con solo 51 años, por un cáncer de cólon. Si es cierto que en la última visita, Luis Miguel lloró.


Episodio 6: “El día que me quieras”


Michelle Salas, la hija de Luis Miguel, explotó con una carta abierta asegurando que “en ningún momento” fue consultada ni dio su aprobación para el uso de su imagen, y que le pareció “innecesaria, irrespetuosa y desafortunada” la manera en la que se trató su personaje, remarcando la sexualización a sus 19 años.
Además, comentó que muchos de los momentos que se retrataron no tuvieron ningún tipo de relación con lo ocurrido en la vida real.


Episodio 7: “Entrégate”


Para recuperar la tenencia de Sergio, la abuela de Luismi, Matilde, enfrenta a la prensa y revela varias cuestiones polémicas de la vida privada del Rey Sol.


Sin embargo, la prensa mexicana dejó bien claro que, en la vida real, esa situación nunca ocurrió.
De hecho, la periodista que en teoría podría haber realizado dicha entrevista (Claudia de Icaza) estuvo en un proceso judicial con Luis Miguel, que finalmente ganó, por la publicación de una biografía.


Episodio 8: “Historia de un amor”


La ruptura de Luis Miguel y Érika Camil tiene, durante estos últimos pasajes, un foco en la obsesión del cantante por centrarse en la búsqueda de su madre y no tanto en la relación de pareja.
Sin embargo, la propia madre de Issabela (la Érika real) aseguró que el verdadero motivo de la separación luego de siete años fue la diferencia en los estilos de vida: mientras Luis Miguel vivía de gira, trabajando o de fiesta, Érika tenía un ritmo mucho más tranquilo y eso fue difícil.


SUSCRIBITE A QUEDATE EN CASA
Todos los días a las 19 para acompañar el final del día.

Comentarios


Luis Miguel, lejos del Sol y más cerca de las sombras