Inspección ocular en base naval de Bahía por ‘vuelos de la muerte’

El juez Tentoni encabezó la delegación que recorrió hangares, aeronaves y archivos en Almirante Espora buscando pruebas.

24 mar 2012 - 00:00

BAHÍA BLANCA (AV)- Un importante trámite en la investigación de los denominados “vuelos de la muerte” durante la dictadura militar se realizó ayer en la base naval Almirante Espora de Bahía Blanca. Fue una inspección ocular dispuesta por el juez Eduardo Tentoni en el marco de la causa de la Armada Argentina donde se investigan crímenes cometidos en las bases navales y de infantería. El punto de partida fue el Museo Naval de esta base donde se encuentran unos 20 aeronaves que ya no están en uso. El primero de los aviones en ser inspeccionado fue el “Electra” mencionado en la causa que es motivo de investigación. De las 600 hectáreas de esta base, ubicada en inmediaciones del aeropuerto bahiense, fueron recorridos varios hangares donde se resguardan aeronaves históricas como un helicóptero que muestra en uno de sus costados 67 pingüinitos pintados que significan cada etapa de las campañas a la Antártida. También se encuentra allí un Albatros y un DC3, uno de los primeros en llegar a la Antártida que conserva una caricatura de otro pingüino con la inscripción musical “total para que...”. En la visita acompañaron al juez el fiscal federal Abel Córdoba, jefes navales, peritos del gabinete científico de la Policía Federal que fueron los encargados de las mediciones de las aeronaves y de documentar el operativo realizado. El recorrido incluyó la pinacoteca y la biblioteca del museo donde funcionó hasta hace 10 años la escuela Técnica de Aprendizaje de la Armada. Allí se le entregaron al juez varias cajas con documentación con legajos de pilotos que ya no están en actividad y en relación a los vuelos realizados entre el 76 y 83. También fueron recorridos los edificios que albergaron la jefatura de la base. La inspección finalizó en la tarde en la base naval de puerto Belgrano. El fiscal Córdoba explicó que esta inspección se realizó en la base aeronaval desde donde se sospechan salieron las órdenes y se ejecutaron los vuelos conocidos como los de la muerte. Por esta razón el juez dispuso inspeccionar aviones que están en el museo, tomar vistas de las dimensiones y también, inspeccionar edificios como lo que fue la jefatura para ver de donde se emitían las órdenes. Consideró muy difícil encontrar elementos de prueba a 35 años de estos hechos aunque añadió que “ese dato en sí no sería tanto sino fuera por la constante política de la Armada de ser reacia a aportar información, lo cual no es responsabilidad del actual jefatura pero lo ha sido hasta ahora”. Córdoba confirmó que de los aviones inspeccionados en el museo el “Electra” es uno de los mencionados en la investigación “que no es casual porque justamente se trata de un avión apropiado, no costoso para volar, sencillo de ser movilizado y que a la vez cuenta con capacidad para abrir una compuerta en vuelo y arrojar parte de la carga con lo cual pareciera, por lo que hemos visto, se trataría del avión utilizado en la eliminación de personas, en el área donde más eliminaciones con esta práctica hubo, como fue la ESMA, donde habría existido una coordinación con la escuadrilla de Ezeiza”. En Bahía Blanca por vuelos todavía no hay imputados aunque si responsabilidad de quienes fueran jefes de base y del Comando Aeronaval. “Ahora será analizado lo que se vio y eventualmente se efectuarán las imputaciones”, adelantó el fiscal. Además explicó que este es un trámite que vino por pedido de un juez de Buenos Aires y que a partir de ahora se analiza en Bahía Blanca y “en todo caso los avances que se logren si no sirven para ésta podrían ser útiles para otra causa que se investiga en Buenos Aires”. El juez Tentoni había notificado a víctimas y abogados querellantes pero ninguno concurrió a esta inspección ocular.

NEWSLETTER

Suscribite a “Noticias del día”Recibí todas las mañanas un correo con toda la información.