Las claves de la segmentación: el registro no es para pedir nuevos subsidios

Qué subsidios son los que se modificarán, qué pasa si no quiero dar mis datos y qué impacto tendrán en las facturas. Esas y más preguntas se responden en este artículo.




Finalmente el gobierno abrió hoy el Registro de Acceso a los Subsidios a la Energía, pero son muchas las dudas y confusiones que en el mes y medio de debate desde su primer anuncio se han generado. En este artículo resumimos los principales aspectos de este plan.

Lo primero que hay que aclarar es que la segmentación y el RASE en sí, no tienen como finalidad que los usuarios que se anoten puedan pedir y recibir nuevos subsidios. No hay nuevos subsidios para la energía, sino todo lo contrario.

La segmentación marcará que al grupo de más altos ingresos se le quitarán los subsidios en tres etapas que en principio serán cada dos meses y que según se indicó desde Nación implican una suba en la boleta final para el caso de Edesur y Edenor de unos 1300 pesos en cada etapa, es decir unos 3900 pesos en total.

Esto quiere decir, que para no perder los subsidios que ya se tienen, para que Nación no se los quite de sus boletas de servicios, se deberá primero completar el registro y luego cuadrar en las categorías que sí van a mantenerlos. Los parámetros de esas categorías están en esta nota.

La segmentación entrará en vigencia el mes que viene, por lo cual las boletas de los consumos de agosto -que generalmente llegan en los primeros días de septiembre- reflejarán esto. Si un usuario quedó en las categorías de menores recursos no tendrá modificaciones en sus subsidios, pero si no se anotó o si fue asignado por sus ingresos a la categoría más alta tendrá el impacto de la primera etapa de la quita de subsidios.


Me da miedo dar mis datos


Tal como sucedió con el pasado Censo Poblacional, hay una cantidad de usuarios que no desean dar sus datos para este sistema. Lamentablemente quienes no completen el formulario del RASE tendrán una quita total de subsidios.

Pero aquí vale aclarar, a excepción de saber quienes viven fehacientemente bajo un mismo techo, la gran mayoría de los demás datos que solicita el registro ya son conocidos por el Estado, fundamentalmente por la AFIP.

Por esto es fundamental que todos los usuarios se inscriban en el registro, ya que quienes no lo hagan van a tener la quita total de los subsidios, es decir, si no se anotan en el RASE se los equipara automáticamente con la categoría de más altos ingresos del país.

Es claro que cada usuario está en su derecho a no completar el formulario, pero deben saber que afrontarán un aumento que, una vez completadas las tres etapas de subas, llegará al 250% en sus tarifas de luz y de gas. Este año el alza se dará con los consumos a partir de agosto, pero el año que viene se sentirá con fuerza en especial en las facturas de gas del invierno.


Qué subsidios son los que contempla la segmentación


Los subsidios que esta segmentación recortará únicamente entre los usuarios residenciales -no se abarca a los comerciales- no son los que se indican por ejemplo en la factura del gas natural por redes con una frase que cruza en diagonal las boletas.

Se trata en realidad de los subsidios en el costo en sí de la luz y del gas natural que en las boletas de cada servicio se indican con un precio por metro cúbico (m3) y por kilowatt (kW).

Estos valores que hoy se ven en todas las boletas de los servicios en realidad incluyen abundantes subsidios, ya que el costo real del gas es cerca de un 72% más alto, es decir que los subsidios en ese caso son de cerca del 72%. Y del 70% en el caso de la energía eléctrica.

Los subsidios que un usuario ve en su factura de gas, la denominada Zona Patagónica o Zona Fría para otros puntos del país, se mantendrán porque están regulados por ley.


El fin de la segmentación es reducir el déficit fiscal


El objetivo de esta segmentación no es otro que intentar achicar el déficit fiscal que tiene el Estado y que cifra en el sector de los subsidios energéticos un gran foco de drenaje de recursos.

Según las consultoras especializadas, se estima que este año los subsidios a la energía tendrán un nuevo salto y llegarán muy cerca del 3% del Producto Bruto Interno (PBI), del país, muy por encima del valor pedido por el Fondo Monetario Internacional (FMI).

El titular de Energía, Darío Martínez, indicó hoy en conferencia que estiman que este año la segmentación generará un ahorro fiscal en subsidios de entre 15.000 y 20.000 millones de pesos, es decir unos 120 millones de dólares. Pero que para el año que viene cuando se aplique en forma total y en todo el año, podría llegar a los 80.000 millones de pesos, unos 600 millones de dólares.

Para las consultoras, el ahorro en este año será más bien algo simbólico, dado que apenas haría bajar el gasto fiscal en un 0,03 ó 0,02% del PBI.


Comentarios


Logo Rio Negro
Las claves de la segmentación: el registro no es para pedir nuevos subsidios