Gutiérrez lleva un año sin cubrir las dos vacantes en el Tribunal Superior de Neuquén

Con los plazos constitucionales vencidos, el gobernador aún adeuda los reemplazos de Massei y Cancela.

El 22 de junio de 2020 Oscar Massei presentaba su renuncia al cargo de vocal del Tribunal Superior de Justicia (TSJ). Luego lo seguiría el entonces defensor general, Ricardo Cancela. Largamente vencido el plazo de sesenta días que le otorga la Constitución para cubrir las vacantes, el gobernador Omar Gutiérrez parece no haber sellado aún los acuerdos políticos, dentro y fuera de su partido, que le permitirían enviar los pliegos a la Legislatura.

Gutiérrez resolvió la nominación de Germán Busamia en tres meses: Ricardo Kohon informó de su salida en diciembre de 2017 y se oficializó la candidatura del sucesor en marzo de 2018. Es cierto que este proceso se desarrolla, a diferencia de aquel, en plena pandemia de covid-19. Sin embargo, y a dos días de cumplirse un año de la renuncia, las dificultades parecen más bien políticas.

Está claro que hoy la prioridad del Movimiento Popular Neuquino es conseguir los votos de la oposición para aprobar un nuevo endeudamiento. En caso de que mande los pliegos serán tratados recién en la segunda parte del año, ya que quedan sólo dos sesiones ordinarias por calendario antes del receso. Previamente hay una instancia para que la ciudadanía opine sobre el perfil de quienes fueron postulados, tanto para impugnarlos como para respaldarlos.

Hay que considerar también que el tratamiento debe hacerse antes de las elecciones primarias y generales, que serán en septiembre y noviembre respectivamente. Es más difícil lograr consensos cuando las fuerzas políticas están en plena competencia.

El oficialismo necesita dos tercios de los votos de los miembros presentes para lograr los dos nombramientos y en la actualidad no tiene mayoría legislativa propia.

El antecedente más reciente de una demora semejante en la definición de las candidaturas ocurrió durante el gobierno de Jorge Sapag. En diciembre de 2009 Felipe Cía anunció que renunciaba al TSJ para jubilarse. En octubre del año siguiente salió Tomás Gavernet, por entonces defensor general. Recién en noviembre de 2011 el mandatario oficializó a sus elegidos: Evaldo Moya y Cancela. En diciembre fueron designados.

Al igual que en este momento, Sapag carecía de una mayoría holgada. Lo mismo le sucedería a Jorge Sobisch cuando intentó imponer las ternas al TSJ y terminó en el escándalo de la cámara oculta.

Los trascendidos indican que el sucesor de Massei ya está definido, en acuerdo con el Frente de Todos, la segunda minoría en la Cámara, pero no se sabe quién ocupará el lugar de Cancela. En ningún caso los nombres que se barajan son de candidatas, en una época en la que se discute cupo, paridad y equidad de género. Más que techo de cristal hay que romper barrotes de acero para que una abogada ingrese al máximo tribunal de justicia de Neuquén.


Comentarios


Gutiérrez lleva un año sin cubrir las dos vacantes en el Tribunal Superior de Neuquén