Las conductoras de «taxi rosa» abandonaron paradas hostiles en Neuquén

Para lograr un ambiente de trabajo libre de insultos y agravios en las redes, las conductoras dejaron de levantar pasaje donde los choferes que se oponen al servicio las violentan.





“De la cintura para abajo, se reciben todo tipo de insultos a viva voz, en la calle o una parada, sólo por ser de taxi rosa”, aseguró Silvia Covatti, una de las integrantes del grupo de conductoras de Neuquén que adhirió a esta modalidad de dar a conocer al eventual pasajero o pasajera, que al volante, la que conduce es una mujer.

Una gran cantidad de choferes que trabajan para el titular de una licencia, no tienen paradas o tienen una base asignada en sectores menos rentables. Van a las paradas denominadas “libres” o de “palomitas” como las de los hipermercados Coto, La Anónima, Carrefour, Jumbo, el Casino, la EtoN o el Aeropuerto, donde son blanco de los ataques misóginos de otros taxistas. Esto ocurre hace un mes.

Silvia explicó que, incluso con una buena parada asignada, todos los taxistas tienen clientes que los llaman a su teléfono, por confianza. Y tres conductoras de este grupo de no más de 25 taxistas (de un total de 1.200 licencias activas de remises y taxis) fueron cesanteadas por “ser de taxi rosa”.

Ocurrió este fin de semana y las otras integrantes de “taxi rosa” están en busca de lograr algún propietario que las pueda tomar.

El titular no te pregunta quién sube o quien no, quién te llama o no; eso es indistinto. Al terminar la jornada, se rinde el porcentaje y si es mayor porque las mujeres te eligen, como comenzó a ser desde que nos identificamos como taxi rosa, qué mejor”, dijo Silvia.

No sólo han sido groserías hacia las conductoras y gritos inapropiados con o sin el pasaje, sino también sus hijos –algunos de ellos adolescentes o más grandes- han visto cómo los choferes postean en sus estados e historias, fotos personales robadas de sus redes, con leyendas agraviantes, o suben a las redes de terceros, fotos, filmaciones y datos íntimos o personales sacados de las redes familiares.

Algunos filman los autos conducidos por las taxistas que adhieren el círculo de mujeres y las reenvían a diferentes grupos con frases denigrantes sobre el servicio rosa.

“Yo a la parada libre de Coto no voy más, sólo por no pasar un mal rato. No quiero discutir con nadie, ni tener más problemas. Busco un lugar donde pueda trabajar tranquila, sin personas que me estén insultando o que te quiten la posición”, dijo Silvia. Explicó que en un lugar donde no hay espacio para la hilera de espera, se ponen de acuerdo entre dos o tres y “terminás encerrada en un amontonamiento de autos, sin saber de quién es el turno, ni poder responder para salir a trabajar, o avanzar a la espera de no tener problemas; puede ser en el aeropuerto o el Casino”, describió.

Agregó que las conductoras no pidieron un cupo de licencias. La iniciativa surgió de las concejalas del Deliberante cuando las auxiliares de taxistas presentaron la idea de poner en marcha una app de taxi rosa, para mejorar la comunicación con clientas y clientes que prefieren mujeres al volante en su viaje.

La idea de una parada en el centro también fue de un grupo de clientas, al igual que la identificación de  los móviles conducidos por mujeres para las jovencitas que salen de madrugada y quieren volver a su casa sin tener que dar explicaciones al chofer del móvil.

“Al principo en Transporte nos apoyaban 100 por ciento, ahora ni nos responden el pedido de una reunión; sabemos que no hay muchos cupos para las licencias de taxi que salen cada 5 ó 6 años, lo único que pedimos fue ser un servicio aparte de taxi Neuquén o diferencial, que cuando salgan las licencias, se larguen también, para el Taxi Rosa”; explicó.


Comentarios


Seguí Leyendo

Las conductoras de «taxi rosa» abandonaron paradas hostiles en Neuquén