Manzano Amargo, el pueblo de las cascadas mágicas en el norte neuquino

Hay arrieros, hay montañas, hay lagunas, hay arroyos de deshielo. Y hay cascadas maravillosas en este hermoso pueblo de la Patagonia al pie de la Cordillera de los Andes. Cómo llegar a cada una y cuánto cuesta una cabaña.





Cascada La Fragua. Foto: Martín Muñoz.

¿Conocés Manzano Amargo? Sobran los motivos para descubrir esta joya del norte neuquino, a 528 km y unas siete horas de auto de la capital provincial. Lo primero que tenés que saber: es una zona de arrieros y hay que manejar despacio porque aún hay algunos que van hacia las tierras de veranada con sus piños para que las crías de las chivas se hagan fuertes con las pasturas de los cerros y las aguas de deshielo. Vas por la hermosa ruta 54, sobrevuelan los cóndores, estás al pie de la Cordillera de Los Andes y esos vallecitos y esas cumbres parecen de película y todo es tan real como cuando mirás al cielo a la noche y ves cómo brillan las estrellas cuando no hay contaminación lumínica. Y a la hora de planificar las salidas durante el día, hay un dato clave: no se pueden creer las cascadas.


Cascada La Fragua


Cascada La Fragua. Foto: Alejandro Carnevale.

Es la mas conocida. Está a 4 km de Manzano Amargo y cuenta con un parador gastronómico inaugurado el verano pasado que sumó un parador con sanitarios, un deck con mesas al aire libre, un sendero peatonal al mirador, señalética informativa y estacionamiento que aún no abrió sus puertas esta temporada.

El arroyo La Fragua, que nace en las surgientes del bosque de los Llao Llao unos 5 km más arriba, le da vida a este encantador salto de agua de unos 40 metros.

Eso sí, hay que circular con precaución, ya que la ruta 54, que nace cuando la ruta 43 dobla hacia Varvarco, es de ripio desde Las Ovejas y hay serruchos. Y con la sequía, los camiones y los piños de los crianceros hay que manejar despacio y disfrutar del paisaje.

Ya pasó la mayor parte del centenar de arrieros, pero siempre te podés cruzar con uno. Todo un espectáculo para contemplar sin acelerar y detenerse a conversar con los crianceros trashumantes. «Hay que tenerlo en cuenta en la ruta, son parte de nuestra identidad», dijo a Voy Malvina Antiñir, presidenta de la Comisión de Fomento de Manzano Amargo y Pichi Neuquén.

Te recomendamos una visita, como parte de un circuito de atracciones cercanas. Por ejemplo, si vas en verano, hacia el oeste está Pichi Neuquén, el último paraje antes de que la 54 se meta en los puestos de los crianceros entre las montañas, a metros del río Neuquén y ahí nomás de Chile. Es inolvidable.


Cascada Escondida


Cascada Escondida. Foto: Martín Muñoz.

La cascada Escondida está a 2 km de La Fragua por el camino que va a los Llao Llao. Al costado de la ruta hay un cartel y un sendero guiado. Desde que se amplió el acceso que conduce hasta el Bosque los Llao Llao pueden circular dos vehículos a la vez por ese empinado camino. Y aunque aun falta para que quede bien nivelado, con cuidado se puede transitar.

Para llegar, si doblás a la izquierda unos metros antes de La Fragua por el acceso que lleva al bosque Los Llao Llao, además de disfrutar de otra perspectiva del salto de agua, dos km más adelante, entre ñires achaparrados y de cordillera está la cascada «chica». Una maravilla que vale la pena conocer. No te sorprendás si te cruzás con chinchillones, zorros, liebres y conejos, entre otras especies que se refugian en las bardas.


Cascada Las Tapaderas


Cascadaa Las Tapaderas. Foto; Martín Muñoz.

La cascada Las Tapaderas está a unas dos horas 40 minutos de caminara desde Manzano Amargo y es una de la joyas ocultas del norte neuquino.

En el estacionamiento de la cascada La Fragua hay un cartel de madera que indica al Bosque de Llao Llao, hay que subir por esa ruta unos 3 km y dirigirse hasta el cartel que indica: arroyo Quebrada Honda, que está justo en la bifurcación a la Laguna Navarrete, para donde hay que ir. Son unos cinco km más de geografía difícil los que siguen hasta la cascada Las Tapaderas.

Lo recomendable es buscar asesoramiento de baqueanos de la zona para llegar y consultar en Turismo de Manzano Amargo.


Cascada Pichi Ñire

Cascada Pichi Ñire. Foto: Brian Muñoz.

Son unas dos horas y 12 kilómetros de caminata al este de Manzano Amargo hasta una de las maravillas escondidas del norte neuquinola cascada Pichi Ñire en una zona de crianceros trashumantes.

Es una cascada pequeña y hermosa a la altura de la belleza natural que la rodea, que se disfruta a cada paso en el trekking de unas dos horas. Es rumbo a Varvarco, casi frente a Los Bolillos

«El camino presenta una dificultad media, ya que su desnivel no supera los 700 metros. Desde su punto más alto se puede observar la localidad de Manzano Amargo con panorámicas increíbles cerca de los 1500 metros aproximadamente», describe el fotógrafo Brian Muñoz.

El primer cementerio de la zona. Foto: Brian Muñoz.

«Es uno de los tantos lugares mágicos que tiene el norte neuquino. No es fácil llegar a la cascada, se necesita de alguien que conozca debido a que no es un atractivo turístico que esté habilitado con su ubicación, pero se llega con algún guía baqueano o algún conocedor de la zona«, agrega.

Está cascada además se encuentra a pasitos del primer cementerio de la zona.

Al frente se puede observar Los Bolillos y de fondo el volcán Domuyo. Es un lugar con mucha historia», señala.


Cómo llegar a Manzano Amargo


¿Cómo llegar? Si tomamos como referencia Neuquén capital, hay que ir por la ruta nacional 22 hasta Zapala, empalmar con la mítica ruta nacional 40 hasta Chos Malal (podés cargar combustible) y ahí tomar la espectacular ruta provincial 43, pasar por Andacollo (también podés cargar combustible), Villa Nahueve y Las Ovejas, donde termina el asfalto. Seguís por el ripio y unos 18 km más adelante, cuando la 43 dobla a la derecha hacia Varvarco, nace la también espectacular Ruta 54. Son 21 km más hasta Manzano Amargo.

La ruta 54 corre a orillas del río Neuquén en las cercanías de Manzano Amargo. Foto: Alejandro Carnevale

Unos 5 km después de esa bifurcación cruzás un puente sobre un arroyo (buen lugar para hacer unas fotos del volcán Domuyo) y desde ahí vas bordeando el río en un camino encajonado entre paredones y rocas, donde están las condoreras. Es tan lindo que te va a dar ganas de parar a cara rato a contemplar el paisaje en silencio y sorprendente con el vuelo de los cóndores. También es el hábitat de otras aves de monte y las acuáticas. Este tramo es uno de los lugares preferidos de los pescadores durante la temporada.

En Manzano Amargo vas a encontrar cuatro despensas abiertas, wifi, señal de celular y cabañas desde 8.000 pesos. 

Más informaciónTurismo de Manzano Amargo: +54 9 2942 68-1061

La Oficina de Turismo está en la entrada al pueblo, sobre el Gimnasio Municipal, en forma provisoria mientras se construye la nueva sede.


Comentarios

Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Manzano Amargo, el pueblo de las cascadas mágicas en el norte neuquino