Femicidio de Patricia: las 30 horas en las que Cronenbold intentó ocultar el asesinato

La familia de Patricia Rendón Rodríguez llegó ayer a la región y pedirá llevarse a la hija de ambos. El imputado quedó detenido con preventiva por seis meses.





Los datos que confirman el femicidio de Patricia Rendón Rodríguez en Catriel son de una brutalidad sin antecedentes en la región. Según el fiscal jefe de Cipolletti, Gustavo Herrera, el imputado Fernando Cronenbold no solo ideó el crimen, sino que también intentó ocultarlo y entorpecer la investigación por todos los medios posibles.


En las horas que pasaron entre la muerte de la joven y el entierro del cuerpo en un descampado, tuvo tiempo para trabajar, dejar a la hija que tienen en común al cuidado de una amiga y enviar mensajes desde el celular de ella a su entorno, que para ese momento la buscaba por toda la ciudad.


Le cortó el dedo pulgar de la mano derecha y lo utilizó para desbloquear el móvil y comunicarse con allegados a la víctima. Incluso tuvo en su poder el teléfono mientras estaba detenido en la Comisaría Novena de Catriel. La teoría del caso de la fiscalía es que Cronenbold mató a la mujer en su casa, ubicada en la calle Nicaragua, en el barrio Cuatro Esquinas entre las 8 y las 9 de la mañana del martes 28 de junio. Lo hizo a golpes, en la cabeza. Luego la envolvió en papel film. Antes de enterrarla en la zona de Puesto Morales, a unos 80 kilómetros de Catriel, buscó a su hija en el colegio y la dejó con una conocida.


Se tomó tiempo para trabajar en su casa -es herrero- con un aprendiz, que será un testigo clave en el proceso judicial. Entre las 12 y las 17 cargó el cuerpo en el baúl de su auto Renault Fluence gris y la llevó hasta el lugar donde fue hallado el cuerpo.


Una delegación policial la encontró, luego de su propia confesión, un metro bajo tierra con signos de violencia. La autopsia reveló que sufrió violentos golpes en la cabeza y que fue la causa de muerte.

Se quebró



Cuando regresaba de esa zona, donde también realizó trabajos vinculados a su oficio, visualizó un control policial en el acceso sur de la ciudad e intentó fugarse. Fue detenido en el kilómetro 129 de la Ruta Nacional 151. Cronenbold tardó más de 30 horas en confesar el femicidio de Patricia Rendon Rodríguez y cerca de la medianoche del miércoles dio la ubicación donde había dejado el cuerpo.


Era tan difícil el acceso que la policía tuvo que llevar a Cronenbold para que los guíe. El cuerpo estaba semienterrado y presentaba rastros de violencia. En la audiencia de formulación de cargos, Herrera precisó que el hombre «se quebró» y confesó.


Tardaron más de dos horas en ubicar el lugar porque hasta el propio imputado se desorientó. «Sin ese dato no la hubiéramos encontrado nunca», aseguró el funcionario judicial.


A medida que las horas pasaban las esperanzas de la familia y el entorno de la joven de 31 años se iban diluyendo. El más pesimista fue el propio Herrera que tras anoticiarse de la desaparición viajó a la ciudad petrolera.


«Esto tiene mala pinta» le dijo a Río Negro mientras viajaba junto con una delegación del Ministerio Público Fiscal, el martes por la noche. Mucho más, después de hallar rastros con indicios de sangre en el allanamiento que se realizó en la vivienda del hombre. También encontraron manchas de sangre en los rastrillajes que hicieron en la zona de Medanito.


Era un indicio, pero a más de 30 kilómetros donde estaba el cuerpo enterrado.

Prisión preventiva



El femicidio de la mujer, madre de una nena de 8 años, enlutó otra vez a Catriel. Como ocurrió en febrero de 2020 con el crimen de Agustina Atencio, el pedido de justicia volvió sentirse con una multitudinaria marcha que se desarrolló ayer por la tarde.


La crudeza del relato del fiscal casi se vio opacado por la teoría de la defensa a cargo de Rubén Antiguala. El letrado no solo desmintió la acusación, sino que aseguró que se trató de un crimen vinculado al narcotráfico y que a su cliente le hicieron “una cama” y que por medio de “coacción” lo obligaron a confesar algo que “estaba armado”; es decir, y lo dijo en la audiencia, también plantaron el cuerpo de la joven en el descampado.

La jueza de Garantías de Cipolletti Agustina Bagniole no hizo lugar al planteo y además le dictó prisión preventiva por seis meses, la fiscalía había pedido por un año. También se dispuso que quede detenido en una comisaría de la región, fuera de Catriel, hasta que el Servicio Penitenciario de Río Negro defina a qué penal irá, lo más probable que sea al Nº 5 de Cipolletti.


El móvil del femicidio, según Herrera, radica en la decisión de la joven de realizar un viaje a Italia que tenía pactado para hacer en julio a visitar a Francesco Nuvolari con quien había iniciado una relación. No es casualidad que el crimen se concretó horas antes de un vuelo que tenía previsto hacer a Buenos Aires para buscar la visa que le exigían para ingresar a Europa.

Escuchá al fiscal jefe de Cipolletti, Gustavo Herrera, en «Vos a Diario» por RN RADIO:

Sintonizá RN RADIO. Escuchanos por FM 90.9 desde Neuquén, por FM 105.7 desde Roca, por rionegro.com.ar/radio o por nuestra App.


Comentarios

Comentarios

Para comentar esta nota debes tener tu acceso digital.
¡Suscribite para sumar tu opinión!

Suscribite

Logo Rio Negro
Femicidio de Patricia: las 30 horas en las que Cronenbold intentó ocultar el asesinato