El exquisito patrimonio del MNBA de Neuquén podría estar en riesgo por el cierre prolongado del museo

El museo neuquino está cerrado hace casi dos años, desde enero de 2020, cuando la explosión de una freidora desató un incendio que afectó a las obras del hall.




El Museo Nacional de Bellas Artes de Neuquén es el único desprendimiento que tiene la sede central de Buenos Aires en el interior del país. El patrimonio que hay en él es invaluable y tiene parte de las mejores obras del catálogo del Museo Nacional, cedidas en comodato a la sede neuquina por tiempo indeterminado, mientras se estén utilizando. El MNBA de Neuquén está cerrado desde enero de 2020, cuando la explosión de una freidora desató un incendio que, afortunadamente, solo afectó parcialmente algunas obras. Las puertas del museo cerradas, aun cuando esa fase de la pandemia fue superada, despertaron la polémica sobre la tenencia del patrimonio cultural nacional.

En un medio nacional trascendió que Julio Crivelli, presidente de la Asociación Amigos del Museo Nacional de Bellas Artes, reclamó que “Pueblito”, la pintura de Tarsila do Amaral que data de 1945 fuera devuelta al museo de Buenos Aires. Es parte de la colección exquisita que tiene el MNBA de Neuquén.

La directora del museo neuquino, Ivana Quiroga, negó que se esté dando tal situación y aseguró a RÍO NEGRO que "no hay ningún tipo de reclamo" y que lo único que se está trabajando respecto al patrimonio es en un recambio de obras con el mismo valor artístico. Además, señaló que "institucionalmente tenemos una relación muy buena" con la sede central del MNBA.

Desde hace años que la sede central quiere hacer el recambio de obras al museo neuquino, pero en términos que el personal técnico considera inadecuados por los valores simbólicos que representan. "La estamos defendiendo con garras y dientes", aseguró en 2019, a este medio, una de las personas encargadas de esa negociación.

El intendente Mariano Gaido, de quien depende administrativamente el museo neuquino, anunció que la reapertura será el 25 de septiembre y es parte de la agitada agenda de inauguraciones que el jefe comunal estableció para el aniversario de la ciudad y en medio de la campaña política para las elecciones de concejales.

El MNBA Neuquén cerró sus puertas en enero, tras el incendio que pudo ser una tragedia si no se hubiese actuado con celeridad para contenerlo; pero que también pudo haber sido devastador desde lo artístico. Afortunadamente, todo sucedió en un horario donde la sala de arte del lugar estaba cerrada. Eso hizo que el patrimonio del museo nacional quedara a resguardo. No así las cinco obras del hall, que son propiedad del museo neuquino, que fueron alcanzadas por el hollín y hubo que iniciar un proceso de restauración para limpiarlas adecuadamente.

En mayo, la subsecretaria de Infraestructura del Municipio, Mariel Bruno, señaló la cocina se renovó por completo y que funcionará sólo como café y que el grueso de la tarea se concentraba sobre los ductos del equipo de aire centralizado que fue alcanzado por el hollín del incendio; para luego proceder con la pintura. Indicó que el plazo era de 60 ó 90 días y que, hasta ese momento, la inversión había sido de 49 millones de pesos. Ese plazo ya se cumplió y el museo neuquino ya lleva 20 meses cerrado.

Ya en febrero de este año, Oscar Smoljan, fundador y director del MNBA Neuquén desde su creación y hasta el 2016, había manifestado en una carta abierta publicada en RÍO NEGRO había manifestdo su preocupación de que el museo permaneciera cerrado, cuando a nivel nacional las instituciones culturales ya había abierto tras siete meses cerradas por pandemia.

Y lo mismo manifestó ahora con esta polémica que se despertó sobre las obras que Neuquén tiene del patrimonio nacional. "A mi lo que me irrita es que nosotros en nueve meses construimos ese museo, en nueve meses trajimos el patrimonio, en nueve meses hicimos el honor a lo que habíamos firmado que es que el patrimonio era de Neuquén en la medida que tuviera un lugar físico que es el museo y que se pudiera difundir y exponer. Estos tipos llevan dos años con el museo cerrado para arreglar la calefacción", protestó el fundador de la institución neuquina, quien aclaró que no habla desde el resentimiento, sino desde la importancia de lo que significa mantener el museo abierto.

"Acá hay una inoperancia de la directora que alarma, y un desconocimiento del intendente que preocupa porque se supone que la responsabilidad política y la responsabilidad profesional está en manos de ellos dos", confió. Y agregó: "realmente es alarmante que no hayan puesto atención en la cuestión cultural, que de ser una vanguardia nacional pasemos a ser el último orejón del tarro".

"Lo que le falta es contenido, sentido al museo, compromiso y gente que quiera llevar adelante esta tareas y que tenga el conocimiento necesario. Acá no se trata de buena voluntad, sino de conocimiento, de respaldo y decisión política, y acá está fallando el conocimiento y la decisión política", indicó sobre la gestión del MNBA.

Además, sobre la polémica de las obras señaló: "estamos arriesgando que ese patrimonio que es de más de 400 millones de dólares se lo lleven. Es de Neuquén en la medida de que cumplas dos requisitos fundamentales, el lugar, que ya está, y que esté abierto. Y esta cerrado hace dos años, es de una gravedad inusitada".

"A mi me preocupa la ignorancia que hay en torno a una institución, que es la más importante al interior del país, que es única, y que la pueden llegar a vaciar no sólo de contenido, como lo hicieron hasta ahora, sino vaciarla patrimonialmente", se lamentó.

De las más de 400 obras que hay en la sede neuquina, casi el 50% pertenecen al Museo Nacional de Bellas Artes de Buenos Aires.


Un museo millonario y con alto reconocimiento


El Museo Nacional de Bellas Artes de Neuquén fue creado en el año 2000 y es, aún hoy, la única descentralización del museo de Buenos Aires que reúne el patrimonio artístico nacional. En el 2004 se inauguró su edificio propio que es también una obra de arte.

Parte de ese patrimonio, un exquisita y cuidada selección, está en el edificio de Mitre y Santa Cruz desde que se inauguró. El valor monetario es, prácticamente, incalculable. Pero sólo como referencia, una de las obras más caras fue valuada en 4.000.000 de euros.

Más allá de los términos económicos, el valor simbólico de la colección que tiene el MNBA Neuquén, losupo posicionar entre los principales del país y en los primeros puestos a nivel latinoamericano.

De las alrededor de 400 obras que hay en el MNBA de Neuquén, 201 son de la sede central y fueron cedidas en comodato, sobre ellas es que parece ponerse la lupa ahora, con la institución cerrada hace casi dos años.

Entre ellas hay una importante colección de arte europeo, pero también piezas de arte argentino y latinoamericano, que van desde el siglo XV hasta nuestros días o finales del siglo XX.


Comentarios


El exquisito patrimonio del MNBA de Neuquén podría estar en riesgo por el cierre prolongado del museo