Trabajadores de Salud despejaron las rutas en Vaca Muerta, pero crece el conflicto con Chile por Samoré

Los autoconvocados de Salud reclamarán con ATE nacional que les devuelvan los descuentos. Hubo una marcha en el centro de Neuquén. El gobierno respiró aliviado.

La mudanza. Después de 22 días sobre las rutas en la capital de Vaca Muerta, los autoconvocados se retiraron de los piquetes. (Yamil Regules)

La mudanza. Después de 22 días sobre las rutas en la capital de Vaca Muerta, los autoconvocados se retiraron de los piquetes. (Yamil Regules)

Los trabajadores autoconvocados de salud de Neuquén levantaron ayer la mayoría de los cortes de ruta que mantuvieron por 22 días en la provincia, aunque no dieron por finalizado el conflicto por una mejor recomposición salarial. El gobierno respiró aliviado desde la tarde, al confirmarse el despeje de los caminos que conducen a Vaca Muerta, pero aún deberá lidiar con equipos desmembrados por la continuidad de la huelga y un bloqueo en Villa La Angostura que complica el paso de camiones chilenos por el cruce internacional.

La decisión de los trabajadores autoconvocados fue votada ayer a la tarde en una asamblea interhospitalaria que se realizó en Añelo. El plenario volvió a rechazar el acuerdo firmado por la conducción de ATE y el gobierno para llevar el acuerdo salarial a un 53% a fin de año y ratificó la continuidad del paro.

Sin embargo, el desgaste de propios y ajenos tras 22 días consecutivos de piquetes obligó a redireccionar las acciones: se enfocarán en el corte “estratégico” del sur provincial y reclamarán a la conducción nacional del sindicato que negocie lo que en la provincia quedó afuera de la mesa: la devolución de los días descontados por la huelga y la cancelación de sumarios administrativos y sanciones.

Decidimos esto teniendo en cuenta que después de 60 días de lucha y tres semanas cortando las rutas, el gobierno tuvo que retroceder de su dura postura y otorgar un aumento salarial al básico, no sólo a salud sino a todos los estatales de la provincia. Por más que no hayan querido recibirnos y negociaron todo entre cuatro paredes con la burocracia de ATE, todo el mundo sabe que es una conquista de la lucha de los autoconvocados”, aseguró Marco Campos, delegado del hospital Castro Rendón.

Ayer a la tarde, se trasladaron en caravana desde Añelo hasta la capital para esperar el recibimiento de la comunidad a los “elefantes de salud” en el monumento a San Martín.

Las acciones directas continuarán desde hoy con una movilización a los puentes junto a las organizaciones sociales y mañana al Centro Administrativo Ministerial (CAM) donde está la sede de la Subsecretaría de Salud.

El conflicto cumplió esta semana dos meses si se toma como fecha de inicio la firma del primer acuerdo salarial entre ATE y el gobierno por un 12% de aumento en los salarios básicos.

Una subestimación del malestar generalizado en los hospitales y que hizo ebullición desde Semana Santa en adelante con cortes de ruta que provocaron el desabastecimiento de ciudades enteras, pusieron en riesgo los objetivos del Plan Gas y provocaron pérdidas millonarias en la industria hidrocarburífera. Aún resta conocer cuáles serán las esquirlas políticas de aquella negación y el silencio del gobernador Omar Gutiérrez, de quien se desconoce su opinión frente ala crisis.

Apenas levantados los cortes, el jefe de Gabinete de la provincia, Sebastián González, salió ayer a interpelar a la oposición política que deberá dar su aval para que la provincia tome un millonario endeudamiento que pague el aumento salarial de todos los estatales.

“Lo que se va a discutir en el ámbito legislativo en los próximos días en relación a este proyecto es quiénes son los diputados que apoyan la recomposición salarial de los empleados públicos provinciales y quiénes se oponen. Vamos a ver quiénes son los diputados que apoyan al sector salud”, planteó.

El proyecto que envió Gutiérrez ayer con la firma de sus nueve diputados solicita autorización a la Cámara para aumentar en 12.800 millones el cupo de deuda previsto para este año. Si bien no necesitará de una mayoría absoluta para ser aprobado en el recinto, sí demandará un esfuerzo de consensos en una Legislatura donde el vínculo de oficialismo y oposición se endureció a raíz del conflicto de salud.

Varios diputados ya anticiparon sus dudas respecto de un endeudamiento que se destine a solventar gastos corrientes.


SUSCRIBITE A NOTICIAS DIARIAS
Todos los días un correo con las noticias más importantes del día.

Comentarios


Trabajadores de Salud despejaron las rutas en Vaca Muerta, pero crece el conflicto con Chile por Samoré