Termina otra fase de cuarentena: pocas mejoras para Río Negro y Neuquén

Mañana se termina una nueva fase de cuarentena. La zona Confluencia mantiene un elevado número de casos activos de coronavirus. Otras regiones esperan nuevas flexibilizaciones.





Habrá más controles en los puentes que unen Río Negro y Neuquén

Habrá más controles en los puentes que unen Río Negro y Neuquén


El aglomerado Neuquén, Plottier y Centenario acumula ocho de cada 10 casos activos


El 24 de junio las autoridades sanitarias provinciales comunicaron que el conglomerado de Neuquén -que alcanza Plottier y Centenario- registraba transmisión comunitaria de coronavirus. Esto implicó un retroceso ya que, de acuerdo a los estándares marcados por el gobierno nacional, esta situación epidemiológica es incompatible con la fase de distanciamiento social. Es por eso que desde el 1 de julio la capital y sus ciudades aledañas se encuentran en aislamiento obligatorio -con restricciones horarias y de tránsito- hasta el viernes próximo inclusive.

En la actualidad el gobierno de Neuquén considera que hay datos que son auspiciosos. Uno de ellos es la tasa de duplicación de los contagios que pasó de 12,5 días a 31,1 en lo que va de julio. Esto significa que se desacelera la velocidad en la que se produce la transmisión del virus en la población. El otro dato es que descendió el número de casos activos y subieron las altas. Hasta el martes había 789 casos confirmados, de los cuales 341 eran activos y 426 se habían recuperado. El número de fallecidos es de 22.

La ocupación en unidades de terapia intensiva (UTI) se ha mantenido estable. El gobernador, Omar Gutiérrez, dijo en conferencia de prensa que el 50% de las camas de UTI estaban cubiertas de las cuales el 20% correspondía a personas con covid-19. Hasta el lunes había 278 pacientes ambulatorios (internación domiciliaria), 27 en sala general, 1 en intermedia y 14 en terapia intensiva.

Las localidades con casos activos son: San Patricio del Chañar, Aluminé, Centenario, Plaza Huincul, Cutral Co, Neuquén, Plottier, Rincón de lo Sauces y Senillosa.

Lo que ha crecido es la cantidad de personal de salud con diagnóstico positivo. El total acumulado de casos es de 98, lo que representa el 12,9% del universo de los confirmados. Si bien las autoridades sanitarias ubican esta cifra dentro del porcentaje esperado en el contexto de una pandemia, lo cierto es que desde que comenzó a aumentar el número con el brote de la clínica ADOS, el 9 de junio pasado, nunca ha descendido y se extendido a otros establecimientos, como el hospital Castro Rendón, por ejemplo, el de mayor complejidad del sistema público, cuyos 15 casos se conocieron esta semana.

El personal esencial, como el de salud, corre más riesgo por la exposición laboral y las condiciones en que desarrollan su tarea (equipos de protección personal, pluriempleo) y por estar dentro de un conglomerado con transmisión comunitaria. Según publicó Río Negro esta semana los contagios por este tipo de exposición ya representan el 23% del total de casos en la provincia.

Neuquén, presenta entonces, dos situaciones epidemiológicas ya que por fuera de las localidades del departamento Confluencia y de la ciudades de Aluminé, Rincón y Chañar no registra circulación viral.

En la capital neuquina y alrededores solo se puede salir por la terminación del DNI y para compras esenciales. Foto: Juan Thomes

Principales medidas de la actual fase

-Controles. Se extendieron los controles a todos los puentes de ingreso a Neuquén y Centenario. Se sumaron operativos en las rutas entre las ciudades.

-Horarios. Se restringió el horario comercial y se suspendieron las salidas recreativas en la zona Confluencia. En el resto de la provincia se amplió.

-DNI y comercios. Solo se puede circular por terminación de documento y se cerraron los bares y restaurantes. Esta medida será una de las que continuará en la nueva fase.

En números

50%
de las camas de terapia intensiva en la provincia están ocupadas. De ese total el 20% son pacientes covid-19.
443
personas recibieron el alta médica desde por Salud desde el inicio de la pandemia.

Roca y Bariloche, lejos de la estabilidad que consiguió la curva en la provincia


El mapa general de Río Negro muestra estabilidad durante la última fase de la cuarentena. Desde que comenzó esta etapa, el 1 de julio, se reportaron 137 casos en esa semana epidemiológica; el gobierno provincial informó sobre otros 139 en la semana siguiente y hasta el martes el acumulado de esta semana era de 56 nuevos contagios.

Los números son similares a los registrados en las dos semanas epidemiológicas anteriores a julio, con 139 y 132 positivos, respectivamente.

Esa situación fue la que permitió pasar de ASPO a DISPO. Pero en Río Negro -a la inversa que en el dicho popular- el bosque no debe tapar el árbol. La estadística global puede sugerir una sensación de control, que en algunos puntos está lejos de consolidarse.

Roca y Bariloche viven realidades diferentes al resto de las comunidades, concentrando más de la mitad de los contagios informados durante los últimos 15 días en la provincia.

Y dentro de los universos locales, las dos ciudades más pobladas de Río Negro (entre ambas concentran casi un tercio del total provincial) enfrentan diferentes complejidades sanitarias.

Bariloche tiene el número más alto de fallecidos, mientras que en Roca la velocidad de los contagios no encuentra freno con las medidas desplegadas por el Ministerio de Salud.

Las diferencias políticas de fondo impidieron establecer acciones coordinadas entre el municipio y el gobierno provincial en el momento en que la curva de contagios empezó a crecer.

Ahora los niveles de tensión bajaron, las decisiones de reactivar y ratificar los permisos para actividades recreativas fueron consensuados entre ministros y la intendenta, María Emilia Soria, pero el trabajo en el terreno no encuentra a los equipos entrelazados.

Más allá de esa disputa, en Roca hay otro elemento que genera desconfianza: los datos que informa el Ministerio de Salud sobre el avance del coronavirus.

Esta semana hubo nuevamente una inconsistencia entre los reportes públicos y los datos asentados en la web del gobierno rionegrino.

Ocurrió el lunes, cuando en la conferencia de prensa de las 20 se reportaron 14 nuevos positivos, pero en ámbitos médicos ya se hablaba -a media tarde- que en realidad ese día hubo 21 nuevos casos registrados en el hospital y otros 3 en el laboratorio privado.

Cipolletti no solo aplanó la curva sino que casi no tiene activos. Foto: Florencia Salto

Y efectivamente, el reporte publicado ayer en el informe de Sala de Situación de Salud detalla que el lunes hubo 21 casos.

En tanto, el martes se reportaron 17 casos en la ciudad, pero en la web oficial se consignan para ese día sólo 5.

Un manejo, cuanto menos, desprolijo de los propios datos oficiales, que contribuye poco a la confianza que debe tener cualquier estrategia de contención del virus.

El ministro, Fabián Zgaib, estuvo ayer en el hospital de Roca. Seguramente en las próximas horas se conocerá si implementarán cambios, para obtener resultados diferentes.

El personal del hospital López Lima viene trabajando a destajo con el elevado número de contagios. Foto: Juan Thomes

Las primeras semanas de julio en datos

-Roca acumuló 111 nuevos casos en los primeros 14 días de julio, según el informe de Sala de Situación de Salud emitido ayer. Es casi un tercio del total acumulado en toda la pandemia (344)

-Bariloche sumó 74 casos entre el 1 y el 14 de julio. La ciudad cordillerana acumula 343 casos.

-Cipolletti tuvo 11 casos en esos 14 días.

En números

15,89%
es la positividad acumulada en la provincia. En Roca se sabe que esa cifra es mayor, pero Salud dejó de informarla.
185
casos sumaron las dos ciudades más pobladas de la provincia, Roca y Bariloche, en la primera quincena de julio.

Fernández recibe a expertos y mañana anuncia la nueva etapa


Hacia una flexibilización. ¿Acotada? Es el interrogante que envuelve a la nueva etapa de aislamiento para el Área Metropolitana de Buenos Aires (AMBA), que será anunciada mañana al mediodía en Olivos por el presidente Alberto Fernández. Más que una decisión epidemiológica, las urgencias políticas y económicas han decidido al Gobierno nacional a oxigenar el confinamiento. Aún no está claro en qué grado.

Participarán, en el formato que ya es habitual, el jefe de Gobierno porteño Horacio Rodríguez Larreta y el gobernador bonaerense Axel Kicillof. El anuncio se conocerá en el día 120 de la cuarentena, que incluyó un último aislamiento riguroso las últimas dos semanas. Pero esto es una verdad a medias: la cuarentena rígida no se está cumpliendo en AMBA como se preveía. En un contexto de cansancio, angustia y crisis económica sin antecedentes, la gente está en la calle y los controles a la circulación no han sido severos.

Esta etapa llegará cuando los números del coronavirus preocupan. La curva de contagios no sólo no se moderó, sino que trepó con impulso en estos días, igual que el número de muertos. Ayer anotaron récords.

Fernández tuvo un encuentro previo anoche con Larreta y Kicillof para definir cómo seguir en momentos en que se conocían los nuevos números: generaron incertidumbre sobre cuál debería ser el grado de esa apertura. El objetivo con el que se había entrado a la reunión era desarmar el confinamiento en AMBA, con particularidades en cada distrito. La apertura de comercios de cercanía y un mayor nivel de circulación son las claves.

Hoy está convocado para las 11 en Olivos el comité de asesores epidemiólogos del Gobierno. La decisión surgirá de ese encuentro y del parte diario de casos.

Los especialistas han venido diciendo que había que esperar a que se cumplan 14 días desde el anuncio del último confinamiento para hacer una evaluación seria. Habrá que empezar a contar a partir de hoy, pero la sensación es que se irá hacia la apertura en el peor momento de la pandemia.

El AMBA está en un nivel de ocupación de camas de terapia de 61,3%, informó el ministerio de Salud. Los especialistas sostienen que la cuarentena sirvió para controlar el virus, pero admiten que los testeos siguen siendo escasos, se limitan a aquellos que tienen síntomas y que en el AMBA hay poca disposición a aislar a los contagiados.

Dato

61,3%
es el nivel de ocupación de camas de terapia intensiva en el AMBA según el Ministerio de Salud de la Nación.
Uno de los accesos a Olivos, ayer. Definen la nueva etapa.

Comentarios


Termina otra fase de cuarentena: pocas mejoras para Río Negro y Neuquén