Dos porteros de un colegio de Zapala se intoxicaron con monóxido de carbono y terminaron hospitalizados

ATEN difundió la situación anoche. Indicaron que la fuga estaba en la cocina. ATE acusó a la dirección del establecimiento.





Dos auxiliares de servicio fueron hospitalizados tras la inhalación de monóxido de carbono a causa de una pérdida de gas en la escuela en la que estaban trabajando. Así lo informó anoche ATEN Zapala. Los trabajadores están fuera de peligro y ya fueron dados de alta. El hecho volvió a encender los reclamos de escuelas seguras, que se incrementaron luego de la explosión de la escuela de Aguada San Roque, por la que murieron tres personas. ATE, en tanto, denunció a la dirección de la escuela por obligarlos a permanecer allí.

La seccional zapalina del sindicato docente informó que los auxiliares trabajan en el CPEM 3, un establecimiento que se encuentra cerca de la Ruta 14. Detallaron que la pérdida de gas se encontraba en la cocina. La información fue publicada a la medianoche, en las redes sociales de la organización.

En la publicación se destacó: «En la provincia de la Vaca Muerta, otra escuela en la cual corren riesgo la salud y la vida de los/as trabajadores/as y de los/as estudiantes.»

Según informó a RÍO NEGRO, Jorge Casella, de Aten Zapala, los auxiliares «están bien de salud y fuera de todo riesgo». Precisó que fue una intoxicación de monóxido de carbono leve, pero que requirieron una internación de seis horas con suministro de oxígeno para desintoxicar el organismo.

En paralelo a la denuncia que el gremio docente hace sobre el mal estado de muchas escuelas de la provincia, el sindicato de estatales, ATE, al que se encuentran afiliados la mayoría de los auxiliares de servicio, denunció a la dirección del CPEM 3 de Zapala por lo sucedido anoche con dos trabajadores de la institución.

«En el día de ayer una compañera auxiliar de servicio y un compañero auxiliar de servicio del turno noche del CPEM Nro 3 de la ciudad de Zapala fueron internados por intoxicación por inhalación de monóxido de carbono. A pesar de las reiteradas advertencias sobre pérdidas de gas en el establecimiento por parte de los trabajadores, la dirección del mismo lejos de ocuparse por la salud de nuestros compañeros y compañeras fueron obligados a permanecer en el lugar», señala el comunicado de ATE, firmado por el Consejo Directivo Provincial del gremio.

Y sigue: «El estado de los establecimientos educativos es deplorable en la ciudad de Zapala como en muchos otros lugares de la provincia. La escuela albergue Nro 247 de Ñireco también ha realizado reclamos por falta de calefacción, las condiciones climáticas en invierno son extremas y tampoco hay respuesta».

«Exigimos una reunión urgente con la ministra de educación Cristina Storioni para que de respuesta URGENTE a todos los reclamos que venimos realizando en lo edilicio y en lo administrativo, de lo contrario comenzaremos con medidas de fuerza hasta que se garantice las condiciones de seguridad que y la vida de las y los trabajadores está a salvo».

Al respecto, Casella señaló: «yo creo que bajo ningún punto de vista hay que cargar las tintas sobre compañeros trabajadores, sino sobre la responsabilidad que tiene el Estado, sobre las condiciones de nuestras escuelas».

La noticia sobre la intoxicación de los trabajadores por inhalación de monóxido de carbono a raíz de una pérdida de gas llega en un contexto de alta tensión en la provincia de Neuquén. La semana pasada se cumplió un mes de la explosión en Aguada San Roque por una pérdida de gas, situación bajo investigación judicial. En el lugar murieron Nicolás Francés y Mariano Spinedi. El jueves de la próxima semana se cumplirá un mes de la muerte de Mónica Jara, la maestra que había sufrido graves quemaduras en el sitio, por lo que ATEN anunció que habrá paro y movilización. Reclaman la renuncia de la ministra de Educación, Cristina Storioni, y del subsecretario de Obras Públicas, Roberto Deza.

Una semana después de la explosión en Aguada San Roque, explotó un calefactor del aula de primer grado de la escuela 143 de Cutral Co, poco tiempo antes del ingreso de los estudiantes. Además, numerosas instituciones de la comarca repitieron sus reclamos por las fallas de infraestructura.

En El Huecú, el cuerpo docente de la primaria suspendió las clases presenciales y virtuales luego de que les clausuraran 12 calefactores. «Nos salvó la ventilación cruzada por la pandemia», aseguró la directora Miriam Fuentes.

Esta semana, en San Patricio del Chañar, los trabajadores de la escuela 342 salieron espantados cuando escucharon una explosión en una de las calderas, sistema que ya venía fallando. Obras Públicas informó que se trató de un falla mecánica por el ingreso de basura al equipo. Además, la seccional de ATEN denunció que por una pérdida de gas a la escuela 191 le retiraron el medidor.

Desde el Gobierno, el director de Infraestructura Pública de Neuquén, Emanuel Accatino, reconoció que son entre 80 y 90 las escuelas que tienen problemas.


Comentarios


Seguí Leyendo

Dos porteros de un colegio de Zapala se intoxicaron con monóxido de carbono y terminaron hospitalizados